Estados Unidos sigue tratando de reactivar estancadas negociaciones con Pakistán para reabrir una ruta para el abastecimiento de las tropas de la OTAN en Afganistán — un acuerdo que ha resultado esquivo a causa de las demandas pakistaníes de más dinero y la negativa de Washington a disculparse por matar accidentalmente a soldados pakistaníes.

Ahora Estados Unidos pudiera tener un poco más de influencia en sus manos, gracias a un acuerdo que logró con algunas naciones de Asia Central para transportar equipo de la OTAN a través de sus territorios. Antes del acuerdo de esta semana, Pakistán era la única ruta terrestre disponible.

Peter Lavoy, un alto funcionario del Departamento de Defensa, va a viajar a Islamabad el fin de semana para tratar de resolver la actual disputa.

Pakistán cerró inicialmente la ruta de abastecimiento en represalia por ataques aéreos estadounidenses que mataron a 24 soldados en noviembre. Antes del ataque, Estados Unidos y otros países de la OTAN enviaron aproximadamente 30% de sus suministros no letales a través de Pakistán hacia el sur de Afganistán.

Desde entonces, la coalición compensó usando una ruta más larga y costosa a través del norte de Afganistán, Asia Central y Rusia. Esa ruta alternativa estaba solamente disponible para embarcar suministros hacia Afganistán hasta el lunes, cuando Uzbekistán, Kirguizstán y Kazajistán acordaron permitir que la coalición retire equipo por la misma vía. la OTAN ya tiene un acuerdo con Rusia para la retirada de material.

El acuerdo del lunes significa que la coalición podrá embarcar de regreso a Europa miles de vehículos, contenedores y otros objetos en momentos en que organiza su retirada de la mayoría de las fuerzas de combate de Afganistán para finales del 2014.

El máximo comandante estadounidense y de la OTAN en Afganistán, el general John Allen, dijo recientemente que la ruta norteña de suministros a través de Asia Central es dos veces lo costosa que es la de Pakistán. Pero cifras del Pentágono obtenidas por The Associated Press a mediados de enero indicaron que Estados Unidos estaba pagando seis veces más para usar la ruta norte.

Antes de cerrar la ruta sureña a causa del ataque de noviembre, Pakistán estaba cobrando 250 dólares por camión. Ahora está demandando 5.000 dólares por camión, mientras que Estados Unidos está ofreciendo 500.

"Si la mayoría de los sistemas de armamento y equipo son transportados por la ruta norte, Pakistán va a perderse una gran oportunidad", dijo Talat Masud, un analista pakistaní de defensa y general retirado. "Estaría perdiendo tanto en términos de economía como de sus relaciones con la OTAN".

El presidente Barack Obama dejó bien clara la furia de Estados Unidos por la negativa de Islamabad de reabrir la ruta de suministros en una cumbre de la OTAN a finales de mayo en Chicago, donde se negó a tener una reunión individual con el presidente pakistaní Asif Ali Zardari.