El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció la inclusión de la esposa y un hijo de Joaquín "Chapo" Guzman Loera, capo del cartel mexicano de Sinaloa, en su lista de narcotraficantes internacionales.

De este modo se congelan los activos financieros que puedan tener su esposa, María Alejandrina Salazar Hernández, y su hijo Alfredo Guzmán Salazar bajo jurisdicción de EE.UU. y se prohíbe a los ciudadanos estadounidenses llevar a cabo transacciones comerciales con ellos.

"Hoy es la sexta vez en el último año que la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por su sigla en inglés) que emprende acciones contra la organización de Chapo Guzmán", afirmó Adam J. Szubin, director de la oficina del Tesoro de EE.UU.

"Esta medida se suma a los agresivos esfuerzos del Tesoro, junto con otras agencias de seguridad federales, para identificar personas que facilitan las operaciones de tráfico de drogas del Chapo Guzmán y perseguir el desmantelamiento definitivo de su organización, responsable de innumerables actos violentos", agregó Szubin en nota de prensa.

Jesús Alfredo Guzmán Salazar fue acusado, junto a su padre, de múltiples cargos de narcotráfico en Illinois en 2009 y su esposa María Alejandrina Salazar facilita apoyo material para las actividades de narcotráfico del cartel de Sinaloa, de acuerdo a EE.UU.

El pasado mes de mayo el Tesoro de EE.UU. incluyó a otros dos hijos del Chapo Guzmán, los hermanos Iván Guzmán Salazar y Ovidio Guzmán López, en esta lista también por su participación en las actividades de su padre.

El Chapo Guzmán y el cartel de Sinaloa fueron incluidos en la lista de narcotraficantes internacionales en 2001 y 2009, respectivamente.

Desde diciembre de 1999, la ley "Kingpin Act" busca bloquear las actividades de individuos o de organizaciones extranjeras sospechosos de estar vinculados con el narcotráfico y de ser una amenaza para la seguridad del país.