Los investigadores han desbaratado una banda internacional de pornografía que producía y distribuía imágenes sexuales explícitas de bebés e infantes en internet, anunciaron el jueves los fiscales federales en Indianápolis.

Siete hombres fueron condenados y sentenciados en el caso, mientras que otros dos que se declararon culpables aguardan sentencia, dijo la oficina del secretario de Justicia. Tres fueron sentenciados el miércoles en un tribunal federal de esta ciudad.

"Esta operación descubrió un grupo de criminales peligrosos y depravados que se dedicaban a intercambiar imágenes sexuales explícitas de niños menores de cinco años", dijo el subsecretario de Justicia Larry Breuer en la declaración.

Más de 20 sospechosos de nueve estados han sido apresados, y las autoridades investigan a otros sospechosos en Estados Unidos, Suecia, Serbia, Holanda y el Reino Unido.

"Como resultado de esta operación de 18 meses, más de dos docenas de niños aquí en Indiana y otras partes del mundo han sido rescatados de sus verdugos", dijo el fiscal federal Josh Minkler.

La "Operación Bulldog" salió a luz en noviembre del 2010 con el arresto de David Bostic, de 26 años. Investigadores federales, estatales y locales allanaron la vivienda de Bostic en Bloomington, Indiana, y hallaron en su computadora cientos de imágenes y videos de niños entre dos meses y cuatro años de edad involucrados en actos sexuales. Fue condenado por 65 cargos y sentenciado a 315 años de prisión.

El arresto de Bostic condujo a otros en su grupo.

Shawn Kuykendall, 32 años, de Summerville, Carolina del Sur, fue sentenciado el miércoles a 25 años, y Javahn Algere, 23, de Luisiana, a 12, y Richard Szulborski, 21, de Pensilvania, a 15.

También fueron sentenciados Danny L. Druck, 58, de Kentucky, 8 años; Chris Reid, 37, de Saginaw, Míchigan, 35 años; Todd King, 41, de California, 8 años.

Nicholas King, 28, de Washington, y Jeremy Labrec, 22, de Texas, se declararon culpables y aguardan sentencia, dijeron los fiscales.

"Las bandas de pornografía infantil imponen un peligro a los niños en todo el mundo y seguiremos investigando y procesando enérgicamente a quienes participan en esos grupos", advirtió Breuer.

Tim Horty, un vocero de la secretaría de justicia en Indianápolis, dijo que otros sospechosos eran juzgados en otros distritos, y agregó que los investigadores colaboran con las autoridades de otros estados y otros países.

El caso fue resultado del Proyecto Niñez Segura, una iniciativa nacional del Departamento de Justicia para combatir la explotación y abuso de niños en internet.