Conservadores en el Partido Republicano están agrupándose para respaldar al casi seguro nominado presidencial tras una dura campaña de primarias en la que buscaron intensamente a otro candidato — básicamente cualquier otro candidato — para enfrentarse con el presidente Barack Obama en noviembre.

Los conservadores están opuestos a Obama más de lo que les gusta, confían o aceptan a Tomney como candidato. Y reconocen que el ex gobernador de Massachusetts es su única opción real.

El presidente del Partido Republicano en Lynchburg, Virginia, Steve Troxel, dice que respalda a Romney porque, en su opinión, casi cualquier cosa es mejor que Obama.

En entrevistas con The Associated Press, activistas conservadores dicen que saben que la elección va a ser disputada — y que Romney necesitan que ellos hagan campaña a su favor, contribuyan a su campaña y acudan a las urnas.

De acuerdo con el representante republicano Trent Franks, de Arizona: R-Ariz., "Hay algunos conservadores que no están listos para confiar en que Romney va a hacer lo apropiado, pero confían en que Obama va a hacer lo equivocado".

"En estos momentos, Obama es la causa del cambio", dijo el presidente de la agrupación conservadora Tony Perkins.

Muchos conservadores claramente no han llegado a ese punto, pero la base republicana innegablemente se ha inclinado hacia Romney, impulsados por acontecimientos recientes que pudieran aumentar en favor de los republicanos este verano.

El preocupante informe económico que mostró un crecimiento menor que lo esperado en los empleos dio más urgencia a la coalición, dicen líderes conservadores. La victoria del gobernador republicano de Wisconsin Scott Walker en elecciones de revocación alentaron los espíritus de ese electorado. La semana próxima, un republicano pudiera ganar el escaño dejado vacante por la demócrata Gabriel Giffords en una elección especial en Arizona. Y si Romney elige a un probado conservador como compañero de fórmula, eso pudiera ayudar, dicen conservadores.