La secretaria de Estado norteamericana Hillary Rodham Clinton dijo el jueves que la reciente violencia de Siria es "simplemente inaudita" y culpó al presidente Bashar Assad por "duplicar" su campaña de represión.

Al mencionar las informaciones sobre una nueva matanza en la provincia central de Hama, indicó que Siria no será un país pacífico, estable y democrático sino cuando Assad abandone el poder. "Estamos disgustados con lo sucedido", insistió la secretaria de Estado.

"La violencia patrocinada por el régimen que hemos presenciado nuevamente ayer en Hama es simplemente inaudita", insistió Clinton. "Assad ha duplicado su brutalidad y duplicidad, y Siria no será, no puede ser pacífica, estable y ciertamente democrática hasta que se vaya Assad".

Clinton indicó en esta ciudad turca que la docena de funcionarios extranjeros con los que se entrevistó acordaron un conjunto de principios para la nueva Siria.

Entre ellos figura la salida del país de Assad y su renuncia al poder, lo que significa exigir explícitamente el exilio del mandatario.

Los grupos opositores sirios dijeron que decenas de personas han muerto en el nuevo brote de violencia en las afueras de Hama. Una organización sostiene que los milicianos progubernamentales asesinaron por lo menos a 78 personas. Siria dijo que la afirmación es "absolutamente falsa".

Unas 13.000 personas han muerto en 15 meses de violencia callejera, según los grupos de la oposición.

Tras reunirse en esta ciudad turca con cancilleres y enviados de 16 países europeos, árabes y Turquía, Clinton describió los principios que según mantuvo debe guiar al mundo para solucionar la crisis. A la cabeza figura el derrocamiento de Assad y su salida de Siria.

La demanda es el parámetro principal establecido por Washington y sus aliados para ampliar las gestiones diplomáticas y obtener el respaldo de Rusia y China que permita terminar con cuatro décadas de dictadura siria.