El presidente de la Reserva Federal estadounidense (Fed), Ben Bernanke, señaló hoy que "en este momento" no se pueden descartar nuevas medidas de estímulo y reiteró que tiene "una serie de diferentes opciones", pero que el foco estará concentrado en el desempleo.

"La cuestión clave que enfrentamos es: ¿será el crecimiento suficiente para alcanzar un progreso continuado en el mercado laboral? Mis colegas y yo todavía estamos trabajando en nuestras propias evaluaciones", afirmó Bernanke ante un comité conjunto del Congreso.

El presidente de la Fed reiteró los pronósticos de crecimiento "moderado" para la economía estadounidense, que ubica entre un 2,4 % y un 2,9 % en 2012, pese a los recientes datos de ralentización económica.

Las declaraciones de Bernanke se producen después de que se conociera que la tasa de desempleo se elevó en mayo una décima hasta el 8,2 %, por primera vez en once meses.

Como "vientos en contra" destacó la "debilidad" del mercado inmobiliario, las "preocupaciones sobre la salud" del sistema bancario en Europa y la amenaza de que a comienzos de 2013 se supriman en EE.UU. importantes exenciones de impuestos y entren en vigor fuertes recortes automáticos en el gasto.

Bernanke afirmó que es "crítico" que los legisladores "eviten obstaculizar innecesariamente la actual recuperación económica".

"Un severo ajuste de la política fiscal a comienzos del próximo año tal y como establece la actual ley, el llamado 'precipicio fiscal', podría suponer una significativa amenaza a la recuperación", explicó.

Y agregó que "la incertidumbre sobre la resolución de estos temas fiscales puede por sí misma minar la confianza de negocios y hogares".

Este agudo ajuste fiscal es consecuencia del pacto de última hora alcanzado en agosto pasado en el Congreso para elevar el tope de deuda y evitar la entrada en suspensión de pagos de EE.UU. debido a la abultada deuda del Gobierno federal.

En ese sentido, Bernanke reiteró a los legisladores que la política monetaria no es la panacea y subrayó que a través de la política fiscal se puede ayudar más directamente a la economía.

La próxima reunión de la Fed, donde se analizará de nuevo la política monetaria de EE.UU., está prevista para el 19 y 20 de junio.