La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) rechazó el miércoles las amenazas y agresiones contra periodistas y medios de comunicación en Venezuela e instó al gobierno del presidente Hugo Chávez a identificar y procesar a los responsables.

Los periodistas María Isoliett Iglesias, Deivis Ramírez, Tomás Ramírez González y Luis García, del diario El Universal de Caracas, presentaron a comienzos de semana una denuncia ante el Ministerio Público para exigir protección y garantías ante las amenazas que recibieron después de la cobertura de un motín carcelario.

La fiscalía venezolana ordenó una medida de protección para los periodistas que realizaron una serie de reportajes especiales para ese diario.

Los artículos periodísticos se focalizaron en las condiciones internas de los penales después que los reos se amotinaron durante dos semanas en la cárcel de La Planta, en la localidad de El Paraíso, en el centro de Caracas. En el motín murieron nueve personas, de acuerdo con la SIP.

Gustavo Mohme, presidente de la comisión de libertad de prensa e información de la SIP, manifestó satisfacción por la medida de la fiscalía.

Advirtió, no obstante, que "es necesario que ahora el trabajo se aboque a identificar y procesar a los responsables, ya que administrando justicia es la única fórmula en que se puede prevenir que de las amenazas se pase a la agresión y violencia".

Consideró también que las medidas de protección deben extenderse a todos los periodistas agredidos.

La SIP condenó asimismo los ataques del 24 de mayo contra periodistas del Sistema Nacional de Medios Públicos (SNMP), y contra otros reporteros hostigados durante la cobertura de la campaña política del candidato a la presidencia de la oposición, Henrique Capriles.

Mohme rechazó el ataque del domingo al diario Versión Final, del estado Zulia, en el extremo noroccidental de Venezuela.

Un grupo de desconocidos que se conducían en un vehículo baleó el frente del periódico por lo menos en siete oportunidades, sin que se registraran heridos, dijo la SIP en un comunicado de prensa.

En Zulia también fue lanzado un artefacto explosivo contra la sede del diario Qué Pasa el 28 de mayo, provocando daños menores en las instalaciones.

Dos días después, indicó la SIP, un grupo de personas armadas disparó contra el frente de la televisora regional Catatumbo TV. No se reportaron heridos en ninguno de estos dos ataques.

La SIP, cuya sede está en Miami, está dedicada a defender y promover la libertad de prensa y expresión en el continente americano. La integran más de 1.300 publicaciones.

------

En Internet:

http://www.sipiapa.org