El expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti afirmó hoy que el Premio Nobel "se perdió a (Carlos) Fuentes y no al revés", durante un homenaje al escritor mexicano recientemente fallecido.

Fuentes fue un hombre "singular, muy generoso, con gran elegancia en el decir y en hablar y, sobre todo, con mucho coraje de pensar en libertad y no atarse a lo convencional", afirmó Sanguinetti durante un acto organizado por la Embajada de México en Montevideo.

El dos veces presidente uruguayo (1985-1990 y 1995-2000) dijo que tuvo "la fortuna" de mantener "una muy linda amistad" con el escritor mexicano, con quien, dijo, compartió "muchas horas de discusión, análisis y pensamiento", agregó.

Recordó que el autor de "Aura" y "La muerte de Artemio Cruz", entre otras recordadas obras, convocaba periódicamente a un grupo de amigos escritores, periodistas y políticos como Felipe González, Ricardo Lagos y él mismo para "reflexionar sobre una América Latina mejor".

En referencia a los premios y distinciones que recibió el escritor mexicano, fallecido el pasado 15 de mayo, Sanguinetti dijo que "Fuentes no se perdió el Nobel, fue el Nobel el que se perdió a Fuentes", en referencia a que fue varias veces candidato a ganar el Premio Nobel de literatura pero nunca se lo concedieron.

"Su obra fue impresionante y en facetas muy diferentes", agregó y destacó que "hasta el final de su vida tuvo agilidad física y mental para disfrutar de la vida" a pesar de sufrir "golpes terribles", como fue "la muerte de dos hijos".

Sanguinetti finalizó con una reflexión: "Como dijo El Quijote, podrán los encantadores sacarme la fortuna pero jamás el ánimo y el esfuerzo, y eso fue Carlos Fuentes".

El embajador de México en Uruguay, Cassio Luiselli Fernández, organizador del homenaje, afirmó que los mexicanos extrañan "su voz autorizada y muchas veces crítica para el Estado o el Gobierno".

"Nos hemos quedado un poco huérfanos y vacíos al perder a Fuentes", afirmó y resaltó sus "increíbles relatos" del México de los años 1950 y 1960.

Tras destacar el pasaje del escritor por los cuentos, ensayos, antologías y novelas, señaló que "escribió hasta el día de su muerte", porque fue "un hombre tremendamente carismático y disciplinado".

Fuentes "amó profundamente América Latina, vivió en Montevideo, Santiago y Quito y era un enamorado de Buenos Aires y el tango", destacó el diplomático.

El escritor mexicano, autor también de "Terra Nostra" y "La región más transparente", recibió el Premio Cervantes en 1987 y el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1994, entre otros.