El 12 de Octubre paraguayo, el equipo de tercera división de Salvador Cabañas, desmintió hoy que la renuncia de su entrenador Rolando Chilavert tenga relación con una presunta imposición de hacer jugar al futbolista de modo indefectible.

"Cabañas hizo la pretemporada normalmente, nadie le presiona a nadie aquí, se le respeta al profesional (...) nadie le impone nada a nadie", afirmó el presidente del 12 de Octubre, Luis Salinas, a la radio 100.1 FM y cuyas declaraciones reproduce la agencia oficial IP Paraguay.

El exatacante del América mexicano y de la selección paraguaya se sumó a la plantilla itaugüeña en enero pasado y en abril disputó su primer partido oficial tras su recuperación del balazo que recibió en la cabeza, hace dos años en un bar de México.

Chilavert, hermano mayor del excapitán de la Albirroja, José Luis Chilavert, renunció tras la derrota por 1-0 sufrida por el equipo el pasado fin de semana ante el 3 de Noviembre y en declaraciones a radio Cáritas dijo que "por compasión no se puede seguir en el fútbol".

En ese encuentro, Cabañas, de 31 años, siguió el partido en las gradas y con el resultado el 12 de Itauguá, en el que el jugador había comenzado su carrera, sumó su segunda derrota y quedó relegado a la segunda posición a tres puntos del Martín Ledesma, que marcha con 17.

"Cabañas a veces era suplente, en otros (partidos) titular, no era ningún convenio comercial", aseveró Salinas, quien argumentó que en ninguna parte del contrato con la empresa que le patrocina dice que el jugador deba ser titular, al menos en los partidos de local.