El presidente ruso, Vladimir Putin, enfatizó los florecientes vínculos militares con la vecina China en el segundo día de una visita a Beijing.

Putin le dijo el miércoles al vicepresidente chino Xi Jinping durante una reunión que las partes se habían comprometido a ampliar los intercambios militares. Asimismo, recordó los recientes ejercicios navales conjuntos en el Mar Amarillo.

Los intercambios militares entre Moscú y Beijing se han acelerado en el marco de la Organización de Cooperación de Shanghai, una agrupación regional de seguridad que se reúne durante el miércoles y jueves en Beijing.

La visita de Putin es su primera a China desde que regresó a la presidencia de Rusia el mes pasado.

Los crecientes lazos entre los dos vecinos han hecho contrapeso a la influencia de Estados Unidos y protegido a Siria de medidas internacionales para detener su represión contra un levantamiento que ya cumple 15 meses.