El presidente de Chile, Sebastián Piñera, dio la bienvenida a los mandatarios que participan hoy en la IV Cumbre de la Alianza del Pacífico, una cita que marcará el arranque de un nuevo organismo de integración.

El primero en ser recibido en Cerro Paranal por el mandatario chileno fue el presidente de Perú, Ollanta Humala, seguido del gobernante mexicano, Felipe Calderón, y el colombiano, Juan Manuel Santos.

Aunque se había anunciado la presencia de la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, como observadora, en San José fuentes oficiales confirmaron a Efe que no pudo asistir por "razones logísticas".

La reunión se celebra en las instalaciones que el Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés) tiene en Paranal, en la región chilena de Antofagasta, a unos 1.400 kilómetros al norte de Santiago.

A la cita asisten, como países observadores, Costa Rica, Canadá, con su ministro de Exteriores, John Baird, y Panamá, con una delegación encabezada por el vicecanciller Francisco Álvarez de Soto.

No está confirmado aun quien representa a Costa Rica, ante la ausencia de Chinchilla.

Están presentes, además, los embajadores de Japón, Hidenori Murakami, y Australia, Virginia Greville, en Chile.

También el rey de España llegará hoy a Paranal procedente de Santiago, en el segundo día de su visita de trabajo a Chile, para reunirse con los gobernantes que participan en la cumbre.

Don Juan Carlos aprovechará la instancia para analizar la situación internacional con los mandatarios, a los que además buscará comprometer para asistir a la Cumbre Iberoamericana de Cádiz (sur de España), el próximo noviembre.

El monarca pondrá así fin a su gira por Sudamérica, que comenzó el pasado lunes en Brasil.

Durante esta reunión los presidentes firmarán la llamada Declaración de Paranal y un acuerdo marco que supone el punto de partida de este nuevo bloque, que cuenta con 215 millones de habitantes, un ingreso promedio de 13.000 dólares por habitante, un 40 % del PIB de América Latina y un 55 % de las exportaciones de la región al resto del mundo.

La Alianza del Pacífico busca construir un área de integración para avanzar hacia la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas orientada hacia el Asia-Pacífico, región considerada el eje actual y futuro de la economía mundial.