El entrenador Rolando Chilavert del equipo 12 de Octubre, de la tercera división del fútbol paraguayo, renunció al cargo por no estar de acuerdo con la inclusión como titular del delantero Salvador Cabañas, ex América del México, quien fue autorizado por sus médicos a jugar pese a tener aún una bala alojada en su cabeza.

"Los directivos me contrataron para que consagre campeón al equipo pero al mismo tiempo me pidieron que Cabañas juegue pero lastimosamente ya no está en condiciones físicas para la competencia", dijo Chilavert el miércoles en entrevista con The Associated Press.

El 12 de Octubre se mantuvo como líder del torneo durante seis jornadas pero en las siguientes dos no solo perdió partidos sino que fue relegado a la tercera posición en la tabla.

El profesional, hermano mayor del ex portero José Luis Chilavert, agregó: "Cabañas tuvo el milagro de salvar su vida y desde febrero pasado cuando se incorporó al plantel hasta hoy logró avances, por ejemplo ya camina, trota y corre con mucha confianza pero duele decirlo, tiene aún problemas con la visión izquierda (el proyectil está en el lado derecho del cráneo), entonces estando de espaldas al arco no puede girar hacia la izquierda".

"Además, todavía no recuperó otras cualidades como la iniciativa propia para dominar la pelota, eludir adversarios, meter pases y buscar espacios para rematar al arco contrario", especificó.

Chilavert señaló que la mejor terapia para Cabañas "debería ser la humanista, que entrene con el plantel para sentir el afecto de sus compañeros y del público y que juegue tal vez en la reserva hasta tanto consiga su total recuperación".

El ex goleador de Las Aguilas y del seleccionado paraguayo, de 31 años, fue herido durante un incidente en un centro nocturno de la capital mexicana el 25 de enero de 2010. A raíz de la agresión, tiene deficiencias en la visión izquierda y problemas de carácter cognitivo.