El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, considera que las exigencias planteadas por el llamado grupo 5+1 al gobierno de Teherán por su polémico programa nuclear son insuficientes y no evitarán que Irán llegue finalmente a disponer de armas atómicas.

Formado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Rusia, China, Francia y Gran Bretaña) mas Alemania, el grupo 5+1 ha reducido al mínimo sus exigencias a Irán con el fin de obtener "cualquier resultado", denuncia Netanyahu en una entrevista que publica hoy el diario Bild.

En ese sentido califica de "inadecuada" la exigencia de que Irán suspenda el enriquecimiento de uranio al 20 %, ya que, aunque acepte esa medida "su programa nuclear no sufriría revés alguno".

Para evitar que Irán construya armas atómicas, Netanyahu demanda que el grupo 5+1 plantee una serie de exigencias a Teherán de obligado cumplimiento.

"Primero que cesen todo enriquecimiento de uranio. Segundo que todo el material enriquecido abandone Irán. Tercero que la planta subterránea de Ghom sea clausurada", señala el primer ministro de Israel.

Añade que si la intención última de Teherán fuera el aprovechamiento pacífico de la energía nuclear no tendría problema alguno para cumplir con esas exigencias, pero la cuestión radica en que "quieren tener armas atómicas".