Latinoamérica está experimentando también un tiempo de "transformación" y cambio de "modelo de negocio" en los medios con las nuevas plataformas de entretenimiento y la revolución tecnológica, coincidieron hoy en Miami (Florida) varios expertos.

Si bien la televisión en general sigue siendo la "forma primordial de consumo de contenido", el segmento más joven de la población en la región se decanta por nuevas plataformas de entretenimiento mediante redes sociales y "teléfonos inteligentes".

Esta es una de las conclusiones que cristalizaron en la cita Latam Pay-TV, organizada por la empresa de medición del mercado de medios Business Bureau, dentro de la Cumbre de Medios y Publicidad 2012 que concluye mañana, jueves.

"Estamos en tiempos de transformación y de nuevos modelos de negocio y plataformas", por lo que resulta vital articular una "visión amplia de Latinoamérica, comprendiendo el flujo de información para la toma de decisiones empresariales", aseguró Matías Berardi, gerente de Direct TV Latin America.

Berardi expresó su convencimiento de que "el modelo de televisión de pago y de entretenimiento en general" lidera el ocio en una región "consolidada", de "muchos países y matices", que obliga a "entender las particularidades de cada nación" para "construir una relación de confianza" con los usuarios.

De manera que, uno de los grandes desafíos que afronta la televisión de pago y las cadenas, muy castigadas por la "piratería", es contar con "información homogénea, fiable y útil" por parte de las fuentes oficiales y empresas de mediciones del sector.

Ese es precisamente uno de los caballos de batalla, conseguir un flujo de información "transparente" y certero y una "mayor protección de los contenidos", mientras se cuida "las producciones originales", sostuvo por su parte Laura Berga, directora de estrategia de HBO Latin America.

En ese sentido, Berga expresó su preocupación por los efectos dañinos de la "piratería de contenido" en una región donde este delito "no tiene muchas consecuencias", al tiempo que destacó el "impulso que los consumidores jóvenes dan al desarrollo de la tecnología" y las nuevas plataformas de entretenimiento.

Así, se refirió al más reciente contenido que acaba de lanzar el canal, HBO Plus, dirigido a jóvenes de entre 18 y 24 años. "Hay que conectar con los jóvenes de una forma nueva", precisó, y analizar "cómo se comunican por medio de las redes sociales, qué comparten con sus amigos".

Todos los expertos estuvieron de acuerdo en que "hay muchas cosas que desarrollar en Latinoamérica" todavía, tales como el abandono de una tecnología atrasada en beneficio de un modelo digital, por lo que las "oportunidades de crecimiento", en ese contexto, son "enormes", puso de relieve Berardi.

Insistió en que una de las prioridades de Direct TV, con implantación en nueve países latinoamericanos, es "entender los datos recibidos", procesar todas las variables, como clima, edad o legislación, y "digerirlas, filtrarlas" para tomar decisiones acertadas.

En ese escenario en el que "los números" constituyen un factor insuficiente para que la televisión de pago desarrolle todo su potencial (ha alcanzado un 70 % de penetración), se vuelve clave la "transparencia" y las "mediciones apropiadas", apostilló Berga.

Paula Guarín, directora de estrategia y planificación de Visa, tocó uno de los puntos medulares al afirmar que lo esencial es "integrar las herramientas e información que ya tenemos", y que los datos deben responder a un simple criterio: "información real en tiempo real".

Resaltó a continuación el valor de conocer "de qué se habla en las redes sociales" para marcar la dirección correcta en la penetración del sector y el éxito del modelo de negocio.

"No queremos datos de lo que pasó en 2011, queremos información de lo que está pasando en este momento en el mercado", precisó.

En parecidos términos se expresó Karina Besprosvan, directora de la empresa Omnicom Media Group, para quien lo importante es "usar la información de forma inteligente", observar el ciclo de "rupturas-continuidades" en cuanto a los contenidos, "que nunca sabemos cuánto van a durar".

"Hay un nueva forma de entender y ver la televisión y los canales y las marcas deben prepararse para esos cambios", advirtió Besprosvan.