Las autoridades egipcias estudian trasladar al expresidente Hosni Mubarak desde la cárcel de Tora, en cuyo hospital ingresó el sábado, a un centro médico fuera de la prisión por el agravamiento de su salud, informaron a Efe fuentes médicas y de seguridad.

Según las fuentes, Mubarak sufre depresión profunda, deterioro neurológico y "shock" psicológico, lo que podría acarrear su traslado al Centro Médico Internacional, donde estuvo hospitalizado durante los diez meses de su juicio, o a otro hospital mejor preparado.

La agencia de noticias estatal egipcia, Mena, informó de que el exmandatario se encuentra grave y en las últimas horas ha tenido que recibir respiración asistida en cinco ocasiones.