La ministra de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente de Uruguay, Graciela Muslera, dimitió de su cargo y se convirtió en el segundo miembro del gabinete que deja el cargo en la última semana después de la salida del titular de Turismo, Héctor Lescano, informaron hoy fuentes oficiales.

Según un comunicado de la Presidencia uruguaya, Muslera presentó su dimisión el martes por la tarde en una reunión privada con el presidente José Mujica, "como manera de allanar el proceso de renovación de equipos que promueve" el mandatario, el mismo argumento esgrimido por el Ejecutivo con la salida de Lescano.

La renuncia de la ministra llega precedida de un sinfín de especulaciones de la prensa sobre su futuro después de que en alguna ocasión la funcionaria mostrara públicamente sus diferencias con Mujica y de las tensiones entre el jefe de Estado y sus aliados en el oficialismo por la forma repentina de anunciar los cambios.

El boletín de la Presidencia agrega que Mujica, un exguerrillero de 77 años que pertenece al bloque izquierdista Frente Amplio, "agradeció el gesto" de Muslera de hacerse a un lado y reconoció "su aporte al frente de la cartera".

La reunión entre el gobernante y la ministra fue realizada en la chacra (granja) que Mujica usa como residencia presidencial, a las afueras de Montevideo.

El comunicado también recalca la "insistencia" del presidente en renovar los cuadros del oficialismo, como forma de "revitalizar la gestión y evitar procesos de burocratización".

Está previsto que Muslera, aún en calidad de ministra, participe este miércoles en un acto en la Torre Ejecutiva, la sede gubernamental, en el que se presentará el proyecto de construcción de un puente sobre la Laguna Garzón, en el departamento de Rocha, fronterizo con Brasil.

"Se estima que esa sea una de las últimas apariciones públicas de Muslera en su calidad de secretaria de Estado", agrega el documento.

La iniciativa ha sido impulsada por Mujica pese a las críticas que ha recibido de ambientalistas y de empresarios argentinos que tienen residencias en la zona.

Otra propuesta de Mujica para el departamento de Rocha, anunciada el año pasado y referida a la explotación turística de un área natural de dunas, fue criticada públicamente por Muslera.

Además, a poco de asumir el cargo, la ministra vio como el Plan Juntos, un ambicioso proyecto de vivienda para los más pobres que es considerado el plan estrella del Gobierno, pasaba a la órbita de la Presidencia en detrimento de su ministerio.

Tanto Muslera como Lescano presentaron su renuncia al cargo después de que se filtrara a la prensa la idea de Mujica de renovar parte del gabinete en el mes de julio, como el propio jefe de Estado confirmó al anunciar el relevo del titular de Turismo el miércoles pasado.

Muslera, cuyo sucesor aún no ha sido anunciado oficialmente, trabajó durante años en el Parlamento con la esposa de Mujica, la senadora Lucía Topolansky.

Lescano, que era uno de los más exitosos ministros del Ejecutivo, provenía del sector político del vicepresidente uruguayo, Danilo Astori, que es considerado un contrapeso dentro del Frente Amplio y en el manejo del país por parte del exguerrillero.

La forma en que fue relevado generó malestar entre la corriente socialdemócrata que lidera Astori, que este lunes acordó en una reunión con Mujica establecer una comunicación previa antes de anunciar esa clase de cambios y antes de que se presenten proyectos de ley en el Parlamento.