La ONU dará a conocer mañana un nuevo informe sobre la "Situación y Perspectivas de la Economía Mundial en 2012", del que se espera una posible revisión a la baja del crecimiento global.

En su revisión semestral del informe, los economistas de la ONU tendrán que evaluar el impacto de la crisis de la deuda soberana europea sobre la economía global, que ya en diciembre pasado pronosticaron que este año sería "anémica".

El pasado diciembre, la ONU indicó que la economía mundial iba a crecer un "anémico" 2,6 % en 2012, por debajo del 3,3 % que habían pronosticado a mediados del pasado año.

En ese momento se avanzó que tras dos años de recuperación desigual de la crisis financiera, la economía mundial estaba "al borde de una severa contracción", con retos como el alto nivel de desempleo y la crisis de la deuda europea.

El estudio estimó un débil crecimiento para 2012 y 2013, que estaba lejos de ser suficiente para lidiar con la continuada crisis de empleo de la mayoría de economías desarrolladas, algo que iba a afectar a los países en vías de desarrollo.

En ese momento los economistas del Departamento de Análisis de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU alertaron de que los riesgos mayores procedían del "fracaso de los políticos, especialmente en Europa y Estados Unidos", para enfrentarse a la crisis del desempleo y evitar la presión de la deuda soberana y la escalada de la fragilidad del sector financiero.

Para la Unión Europea (UE), la ONU proyectó hace seis meses un crecimiento del producto interno bruto (PIB) del 0,7 % para 2012 y del 1,7 % en 2013, que ahora, agravada su crisis de la deuda y con algunos países en recesión, podría verse rebajado.

En ese momento la ONU advirtió de que las medidas de austeridad fiscal puestas en marcha en muchos países eran también "parte del problema".

"Las duras medidas fiscales aplicadas en respuesta a niveles de déficit fiscal y deuda pública relativamente altos están debilitando el crecimiento y las perspectivas de empleo", destacaba el informe.

En el caso de EE.UU., los economistas de la ONU dijeron que su PIB crecería el 1,5 % en 2012 y el 2 % un año después.

Para las economías emergentes o en desarrollo, Naciones Unidas estimó que su crecimiento medio sería del 5,4 % en 2012 y un 5,8 % en 2013, con China e India a la cabeza.

En el caso de la región latinoamericana, la ONU llamó la atención sobre el debilitamiento de Brasil y México, y avanzó que en 2012 el crecimiento de la economía brasileña quedaría en el 2,7 % y de la mexicana en el 2,5 %.