Una nueva animación en 3D de la NASA muestra la variedad de la topografía del asteroide Vesta con imágenes de alta resolución en falso color recogidas por la sonda Dawn, que dan una nueva visión del cuerpo celeste.

La NASA difundió hoy el video en el que se puede apreciar la superficie rugosa del asteroide y permite una vista detallada de la variación en las propiedades del material del que está compuesto.

El video está disponible en la página web del Laboratorio de Propulsión de Chorro de la NASA (http://www.jpl.nasa.gov/video/index.cfm?id=1085).

Los colores fueron elegidos para resaltar las diferencias en la composición de la superficie, que son demasiado leves para que se puedan distinguir a primera vista, así como de altura en algunos terrenos alrededor de sus cráteres.

Dawn ha fotografiado con sus instrumentos la mayor de la superficie de Vesta para proporcionar este mapa en 3D.

La NASA indicó en un comunicado que debido a la posición geométrica en la que se encontraba la nave tampoco pudo cartografiar con exactitud parte de una montaña localizada en el polo sur.

Lo mismo sucedió con algunas zonas del norte del asteroide que estaban en la sombra en el momento en que la cámara de la sonda tomó las imágenes, pero se espera que Dawn mejore la cobertura del hemisferio norte de Vesta con observaciones adicionales.

La sonda Dawn, lanzada en septiembre de 2007, llegó a la órbita de Vesta el 15 de julio de 2011 y tras un año de estudio se espera que salga de órbita en torno al 26 de agosto de este año para dirigirse a su segundo destino, el planeta enano Ceres.

Vesta es el segundo asteroide de mayor tamaño del sistema solar y gracias a los datos proporcionados por la sonda los científicos han podido confirmar que se asemeja más a un pequeño planeta o luna de la Tierra que a otro asteroide.

Además han podido verificar que, como se pensaba, es la fuente de parte de los meteoritos que caen en la Tierra, al confirmar que en sus superficie hay restos de piroxeno, hierro y minerales ricos en magnesio, materiales que contienen el 6 por ciento de los meteoritos que llegan a nuestro planeta.