La Asamblea General de Naciones Unidas rindió hoy homenaje con un concierto sinfónico a la labor de ONU Mujeres y su directora ejecutiva, la chilena Michelle Bachelet, en la defensa de la igualdad de género y en la lucha contra la violencia machista en todos los puntos del mundo.

De la mano de la Orquesta Filarmónica de Catar, el plenario de la ONU celebró el trabajo de la agencia más joven del organismo, dedicada a promover la igualdad de género, en un evento que reunió, además de a los máximos responsables de Naciones Unidas, a caras tan conocidas como la actriz Mira Sorvino.

El objetivo de la velada fue promover la labor de ONU Mujeres y especialmente impulsar en momentos de crisis el apoyo de los países miembros, empresas y organizaciones al fondo que esa agencia gestiona en favor de la lucha contra la violencia contra las mujeres y las niñas.

Bachelet se dirigió a los asistentes con un mensaje claro: "No podemos aceptar más ni excusar o tolerar la violencia contra las mujeres y las niñas. No podemos tolerar más la inacción, porque su coste en sufrimiento humano y en amenazas contra la paz y el desarrollo es demasiado alto para pagarlo", dijo.

La expresidenta chilena llamó a los asistentes a colaborar con la agencia que dirige y cuyo principal donante es el Gobierno de España, y subrayó que los recursos económicos que ONU Mujeres gestiona para programas contra la violencia machista sufren "una severa falta de fondos".

El llamado Fondo de Naciones Unidas para Acabar con la Violencia contra las Mujeres "solo puede cumplir con el 5 % de los más de mil millones de dólares que se necesitan en programas que salvan las vidas de mujeres de todo el mundo", según alertó Bachelet, quien apeló a "la responsabilidad compartida" de todos para recabar nuevos fondos.

Ese fondo entrega becas a iniciativas locales alrededor del mundo para ayudar a frenar la violencia contra las mujeres y este año sus esfuerzos están centrados en ayudar a las mujeres y niñas afectadas por conflictos armados o que se encuentran en lugares marcados por la posguerra y sus desafíos.

"Nuestro esfuerzo colectivo puede crear una profunda y duradera diferencia entre la vida y la muerte, alejar el miedo e impulsar la seguridad de las mujeres, además de acabar con la impunidad e impulsar la justicia", dijo la chilena durante su intervención.

La ONU calcula que seis de cada diez mujeres en el mundo han sufrido violencia física o sexual en algún momento, algo que es "totalmente inaceptable", según dijo el presidente de la Asamblea General, el catarí Abdulaziz al Naser, en una declaración con motivo del concierto.

Al Naser subrayó la necesidad de que todos los países estén "unidos en la lucha contra ese tipo de violencia" y que aporten un grano de arena "para poder entregar la ayuda tan necesaria a las víctimas de la violencia y para resolver el problema", por lo que animó a respaldar el fondo que gestiona ONU Mujeres.