Los futbolistas chilenos Gary Medel y Eduardo Vargas fueron sorprendidos este miércoles por la madrugada saliendo de una discoteca de Santiago, donde la selección de Chile afina su preparación para el partido del próximo sábado ante Venezuela por la liguilla de clasificación a Brasil 2014.

Las cámaras del canal de televisión La Red registraron a los dos jugadores saliendo de un local a las cuatro de la madrugada de hoy (08.00 GMT), tapándose con las capuchas de sus chaquetas para evitar ser reconocidos.

Los futbolistas de la Roja se entrenaron este martes en doble sesión y luego tuvieron la jornada libre hasta la próxima práctica, prevista para hoy a las 16.00 local (20.00 GMT).

Después del entrenamiento de hoy los jugadores quedarán concentrados en el recinto deportivo de Juan Pinto Durán y mañana se desplazarán a la ciudad venezolana de Puerto La Cruz, donde se disputará el partido.

Medel, volante del Sevilla español, se encuentra en pleno proceso de recuperación de un desgarro en el dorsal ancho que sufrió la semana pasada y que lo dejó fuera del partido que Chile ganó a Bolivia por 0-2 el sábado pasado en La Paz.

El médico de la selección, Robero Yáñez, dijo ayer que Medel intensificará su actividad en los próximos entrenamientos para saber si puede estar a disposición del seleccionador, Claudio Borghi, para el choque frente a Venezuela, correspondiente a la sexta jornada de las eliminatorias sudamericanas del Mundial 2014.

La salida nocturna de Medel y Vargas se ha convertido ya en uno de los temas más comentados en las redes sociales y en la prensa local.

En Chile aún escuece la expulsión en noviembre del año pasado de cinco jugadores de la selección que llegaron tarde a la concentración del equipo y con síntomas de haber consumido alcohol.

Los castigados fueron Arturo Vidal, Gonzalo Jara, Carlos Carmona, Jean Beausejour y Jorge Valdivia, que habían asistido al bautizo de una hija del éste último.

Vidal es el único de los implicados en el escándalo que ha sido indultado por la federación chilena y regresó a la Roja para el partido ante Bolivia.