El fiscal de la Nación de Perú, José Peláez, acusó hoy al presidente de la región norteña de Cajamarca, Gregorio Santos, de "propiciar" un golpe de Estado contra el mandatario Ollanta Humala.

Santos, que lidera las protestas contra el proyecto minero Conga, reclamó el martes en un mitin la salida del cargo de Humala por supuestamente haber incumplido su promesa de defender el agua e hizo un llamado para convocar a una Asamblea Constituyente.

"¿Qué pasa cuando un presidente incumple su palabra?", preguntó Santos durante el mitin, ante lo que una multitud de personas respondió: "Lo sacan".

Peláez aseguró hoy, al respecto, que Santos "está propiciando a la gente de que el presidente tiene que irse a su casa, tiene que vacar en el cargo".

"Me parece que es un acto de sedición, es un pretendido golpe de Estado, que en un gobierno unitario y democrático, donde se respeta la Constitución, los derechos y las leyes, no puede tolerar", declaró el fiscal a la emisora Radio Programas del Perú (RPP).

El Fiscal de la Nación se pronunció luego de que el presidente del Congreso, Daniel Abugattás, le pidiera que acuse a Santos por apología de rebelión.

En un comunicado, Abugattás aseguró que el delito presuntamente cometido por Santos es sancionado con una pena no menor de cuatro años de prisión ni mayor de seis y multa e inhabilitación para ejercer cualquier cargo público.

Las afirmaciones de Santos ocuparon hoy los titulares en la mayoría de los diarios de Lima, mientras que miembros del Ejecutivo y parlamentarios rechazaron su pronunciamiento.

El presidente del Consejo de Ministros, Óscar Valdés, afirmó hoy, al respecto, que Santos "está en una actitud rebelde ante el poder constitucional del Presidente de la República".

"Ese es un acto que el poder Judicial tendrá que calificar (...) el señor Santos hace rato que está en una carrera política, él quiere ser presidente en 2016, ha desnudado todas sus ambiciones políticas", declaró Valdés a la cadena local Frecuencia Latina.

El primer ministro enfatizó que Perú es "un país democrático, en el cual la Constitución está vigente", por lo que se tienen que respetar las leyes.

Las declaraciones de Santos se dieron en medio de un paro regional indefinido en rechazo al proyecto minero Conga, que planea desarrollar la minera Yanacocha, la mayor productora de oro de Suramérica, con un inversión de 4.800 millones de dólares.

En el séptimo día de protestas en Cajamarca contra el proyecto minero hoy se reportaron algunos enfrentamientos entre estudiantes universitarios y policías, mientras que continuó la suspensión de clases en las escuelas.

El presidente de la Cámara de Comercio de Cajamarca, Jorge Vergara, aseguró que la protesta genera una pérdida diaria de un millón de soles (unos 370.000 dólares), ante la paralización de las actividades comerciales en la región.