Militares y policías que estuvieron secuestrados por la guerrilla de las FARC en Colombia agradecieron el miércoles al papa Benedicto XVI su apoyo mientras estuvieron en cautiverio y le contaron del secuestro.

Los uniformados que están en Roma son el general de la Policía Luis Ernesto Mendieta, quien estuvo secuestrado por más de diez años, y los suboficiales de la policía José Libardo Forero y Jorge Trujillo Solarte, y los suboficiales del ejército Luis Alfredo Moreno, Luis Arturo Arcia, Luis Alfonso Beltrán y Robinson Salcedo.

Los uniformados participaron de la audiencia pública de los miércoles en la Plaza San Pedro para agradecerle al Pontífice su constante apoyo, señaló el diario vaticano L'Osservatore Romano.

El vespertino del Vaticano expresó que "contaron al Pontífice el calvario vivido en la selva, donde transcurrieron una larga temporada con una cadena siempre puesta en el cuello".

Los uniformados saludaron al Papa al final de la audiencia y tuvieron así la posibilidad de dirigirle unas breves palabras.

Los militares y policías fueron secuestrados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a finales de los años noventa y liberados en abril de 2012.