El Producto Interior Bruto (PIB) de la zona del euro y de la Unión Europea (UE) se mantuvo inmóvil en el primer trimestre del año, al registrar un crecimiento nulo, según confirmó hoy Eurostat tras revisar sus primeros datos.

Las cifras de esta segunda estimación -que vuelven a estar basadas en información facilitada por los Estados miembros- no cambian respecto al adelanto publicado el pasado 15 de mayo por la oficina estadística comunitaria.

Así, se confirma que en los tres primeros meses del año la economía europea se quedó a las puertas de la recesión, después de la caída del 0,3 % que tanto la zona del euro como el conjunto de la UE habían registrado en el último trimestre de 2011.

El repunte de Alemania (que creció un 0,5 % entre enero y marzo tras una bajada del 0,2 % en los tres meses anteriores) compensó los datos negativos de un buen número de países y, en concreto, de varias de las grandes economías comunitarias.

Tal y como avanzó Eurostat en su primera estimación, el PIB francés se mantuvo estable en el primer trimestre, mientras que España cayó en recesión al encadenar una segunda bajada trimestral del 0,3 %, e Italia vio como su actividad se contraía un 0,8 %, tras recortes del 0,2 % y del 0,7 % en los periodos anteriores.

Fuera del euro la situación no es mejor, pues el Reino Unido está también en recesión, con una caída del PIB del 0,3 % entre enero y marzo (una décima peor que el primer dato difundido en mayo) y otros países como Hungría o la República Checa registran un importante frenazo de la actividad económica.

En cuando a los componentes del PIB, el consumo de los hogares se mantuvo estable en el primer trimestre de 2012 tanto en la zona del euro como en la UE, después de haber registrado en el periodo anterior caídas del 0,5 % y del 0,2 %, respectivamente.

La formación de capital fijo cayó un 1,4 % en los países de la moneda única y un 0,9 % en los Veintisiete, tras las caídas anteriores del 0,4 % y del 0,3 %, respectivamente.

Por su parte, las exportaciones crecieron un 1 % en la zona del euro y un 0,6 % en el conjunto de la Unión después de bajadas del 0,7 % y del 0,3 % en los últimos tres meses de 2011.

Las importaciones, mientras, aumentaron un 0,1 % en ambas zonas, recuperándose tras las importantes caídas (-1,7 % en la zona euro y -1,3 en los Veintisiete) del trimestre anterior.