Finalmente, como era de esperar, el presidente de la UEFA Michel Platini quiere que los jugadores pasen a primer plano cuando comience la Eurocopa el viernes.

El fútbol ha sido casi ignorado durante cinco años turbulentos en que Polonia y Ucrania han buscado reivindicar la decisión de la UEFA de llevar su gran torneo a Europa oriental.

Ahora el ex gran futbolista francés, que fue capitán y director técnico de su selección, desea que sean los equipos los que acaparen los titulares.

"Les digo a los jugadores 'Salgan a entretenernos''', afirmó Platini el miércoles. Habló en el estadio nacional de Varsovia, uno de muchos proyectos de reconstrucción que se retrasaron, donde Polonia abrirá su participación contra Grecia, campeón hace ocho años.

"Lo que me gustaría ahora, después de años de trabajo, es poder observar tranquilamente los partidos, ceder la pelota a los jugadores y dejarlos hacer lo suyo", dijo Platini, quien elevó el trofeo en sus manos en 1984.

¿Podrá el campeón europeo y mundial España ser el primer equipo en defender su título continental y definir una era caracterizada por la grandeza de Barcelona y Real Madrid?

¿Podrá el plantel joven de Alemania superar el obstáculo que representa España?

¿Será acaso la oportunidad para Holanda de recuperar su antigua jerarquía del "fútbol total" y hacer olvidar las tácticas agresivas que empañaron la final del mundial del 2010 en su derrota ante España?

Platini opina como la mayoría que hay dos equipos claramente favoritos, al menos en los papeles.

"Son Alemania y España si juegan al ciento por ciento de su nivel", dijo Platini a la prensa. "De no ser así, hay muchos equipos que les pueden ganar".

Platini aspira además que la selección de su país haga olvidar el fiasco del mundial de hace dos años. Francia extendió el martes a 21 partidos su racha invicta. En su último partido de preparación, goleó a Estonia 4-0 con dos tantos de Karim Benzema.

"Los franceses han hallado su propio estilo de juego. Hay que tener cuidado con ellos... si es que se bajan del autobús, por supuesto", bromeó Platini, refiriéndose al motín de los futbolistas en Sudáfrica cuando Les Bleus se negaron a entrenarse.

De todos modos, no siempre los favoritos han dado en la tecla, después de ganadores imprevistos como Grecia en el 2004 y Dinamarca en 1992.