La crisis y los recortes presupuestarios han obligado a España a "corregir el rumbo" de la cooperación y a "extremar el esfuerzo de coordinación, evitar duplicidades y asegurar la eficacia de la ayuda", según el secretario general de Cooperación Internacional, Gonzalo Robles.

En una entrevista con Efe, Robles subrayó la importancia de redefinir y reordenar la política de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), de coordinar las actuaciones con las Comunidades Autónomas para evitar el despilfarro, y de establecer un sistema de evaluación de los proyectos de cooperación para mejorar la transparencia en la gestión del dinero.

La primera reorganización ha sido para reducir el número de países, organismos y sectores objetivo de la cooperación española, con el fin de "concentrar la ayuda donde sea más efectiva", explicó.

De lo 60 países receptores de AOD, se ha pasado a definir una lista de 25 y de colaborar con 120 fondos de organismos internacionales se ha pasado a una docena.

Los sectores de interés se han reducido a cinco: educación, salud, agua y saneamiento, lucha contra el hambre y el apoyo a la gobernabilidad.

En tiempos de crisis "todos estamos obligados a rentabilizar los recursos, evitar las duplicidades y asegurar una buena coordinación", subrayó Robles.

En total, en los presupuestos aprobados para este año por el Gobierno de Mariano Rajoy, la partida para la cooperación al desarrollo se redujo en un 72 por ciento respecto al año anterior.

El tercer gran reto de esta nueva etapa, según Robles, es mejorar la transparencia y los procesos de evaluación, ya que "hay que rendir cuentas a los españoles, que tengan una información clara y transparente de lo que se hace con el dinero de la cooperación y de su utilidad".

Preguntado por la situación en la que quedan los proyectos de las ONG tras los recortes presupuestarios y la suspensión de la convocatoria de subvenciones para 2012-2015, Robles dijo que se va a hacer "un esfuerzo por mantener, hasta donde podamos, los recursos de las ONG".

"No se corta ningún proyecto en marcha, todo lo que se ha empezado se va a terminar, nadie se queda con un proyecto a medias", aseguró.

Otro esfuerzo importante de la nueva etapa está dirigido a aumentar la presencia de expertos españoles en organismos internacionales ya que "no se trata solo de ser donante, se trata también de ser actor, de tener opinión, tener criterio". "Se trata de influir en las decisiones, supervisar las cosas, y lógicamente el ojo del amo es importante", recalcó.

También se va a reforzar la presencia de España en la cooperación de la Unión Europea, el más importante donante del mundo.

"Nuestro deseo, y vamos a trabajar mucho en ello, es convertirnos en agencia líder de desarrollo de proyectos de la UE en América Latina", una región que los países europeos "están abandonando" y en la que España tiene estructura, conocimiento, personal técnico, muchos cooperantes y muchas ONG sobre el terreno".

"Queremos ser un brazo ejecutor de la ayuda europea en América Latina, ese va a ser un trabajo prioritario", aseguró.