El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dejó hoy la puerta abierta a nuevas medidas para apoyar el crecimiento económico de la zona del euro, en caso de que sea necesario.

Draghi explicó que el consejo de gobierno de la entidad decidió por consenso mantener los tipos de interés en el 1 % y que algunos pocos miembros de este órgano ejecutivo se mostraron a favor de bajarlos.

"Observamos todos los cambios de cerca y estamos preparados para actuar", dijo Draghi en rueda de prensa, tras la reunión del consejo de gobierno.

Además, Draghi hizo hincapié en que existen riesgos a la baja para el crecimiento económico de la zona del euro y descartó presiones inflacionistas.

Asimismo, Draghi informó de que la entidad monetaria garantizará liquidez ilimitada a los bancos a un interés fijo hasta comienzos de 2013.

Según el presidente del BCE, "se prevé que continúen debilitando el crecimiento las tensiones en algunos mercados de deuda soberana en la zona del euro y su impacto en las condiciones de crédito, el proceso de ajuste de los balances en el sector bancario y no bancario y el elevado desempleo previsto".

"Aunque es probable que la tasa de inflación se sitúe por encima del 2 % en lo que queda de 2012, en el horizonte relevante para la política monetaria esperamos que los precios se mantengan en línea con la estabilidad" al respecto.

"El consejo de gobierno continúa viendo que los riesgos para las perspectivas a medio plazo para los precios están ampliamente equilibradas", apostilló Draghi.

Añadió que el BCE conducirá las subastas semanales con un procedimiento de adjudicación plena y tasa de interés fija hasta el 15 de enero de 2013, es decir que prestará a los bancos toda la liquidez que necesiten en su operación de refinanciación principal hasta entonces.

Además, el BCE llevará a cabo las operaciones de refinanciación con un mes y tres meses de vencimiento también mediante este procedimiento de adjudicación plena y tasa de interés fija hasta finales de 2012.

El BCE mantuvo sus previsiones de contracción económica para este año, revisó a la baja sus pronósticos de crecimiento para 2012, al igual que el rango superior de sus estimaciones de inflación para este ejercicio y 2013.

El BCE prevé que la economía de la zona del euro se contraerá en 2012 una media del 0,1 % (con un rango de crecimiento entre un -0,5 y un 0,3 %), como había considerado en marzo.

La economía de la zona del euro crecerá una media del 1 % en 2013, en un rango entre el 0 y el 2 %, lo que supone una pequeña revisión a la baja respecto a los pronósticos de marzo (entre el 0 y el 2,2 %).

El BCE prevé para 2012 una inflación media del 2,4 %, en un rango entre el 2,3 y el 2,5 %, frente al 2,1 y el 2,7 % estimado en marzo.

Para 2013, el BCE prevé que la inflación se situará en una media del 1,6 %, en un rango entre el 1 y el 2,2 % (frente al 0,9-2,3 % considerado en marzo).

"El presidente del BCE dejó la puerta abierta a más medidas. Como pensamos que las perspectivas de crecimiento del BCE son demasiado optimistas, prevemos que el BCE bajará su tasa de interés rectora los próximos meses", dijo el analista de Commerzbank Michael Schubert.

HASH(0x89c86a8)

Arantxa Iñiguez