La Asamblea Nacional (unicameral) venezolana ratificó el acuerdo comercial de alcance parcial suscrito en noviembre pasado por los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y Colombia, Juan Manuel Santos, y que abarca unos 3.500 partidas, informaron hoy fuentes legislativas.

El diputado oficialista Saúl Ortega explicó a Efe que el documento fue aprobado ayer por el Parlamento y "resume todo lo negociado" entre los equipos de Chávez y Santos "y lo formaliza".

"Como todo acuerdo internacional, (este acuerdo) requiere la aprobación del Parlamento" para poder entrar en pleno vigor, añadió.

El nuevo convenio sustituye el marco comercial que existía entre los dos países como parte de los acuerdos de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), mecanismo de integración que Venezuela abandonó.

Santos indicó en noviembre que el "acuerdo de alcance parcial cobija cerca de 3.500 partidas arancelarias" que son las que han formado parte del comercio bilateral en los últimos "cinco o seis años".

Por su parte, portavoces de la oposición legislativa de Venezuela dijeron hoy que estudian "qué anexos cambiar" del acuerdo comercial acordado con Colombia.

"Como este es un convenio firmado entre Chávez y Santos, la AN no modifica nada, pero sí se puede hacer con los anexos", declaró a Efe el diputado Willian Dávila, quien argumentó que "con esta regularización o formalización de la relación comercial se favorece más a los productores colombianos que a los venezolanos".

Aseguró que "se tomó en consideración tiempos en que la balanza comercial fue favorable a Colombia y eso perjudica al sector productivo venezolano".

"Debieron tomarse en cuenta resultados históricos, por ejemplo de la balanza desde 1998 hasta el 2004, cuando el promedio fue favorable a Venezuela", agregó.

Reveló que ya comenzó "el estudio a fondo de los anexos" del acuerdo por parte de los diputados opositores y que lo mismo harán posteriormente los gremios patronales para determinar "qué se puede modificar, porque los anexos sí pueden ser modificados".

En todo caso, admitió que "era mejor firmar un acuerdo con Colombia que no tenerlo", al señalar que el 80 % de lo que se consume en el país "viene del exterior", principalmente de Colombia.

La relación entre ambas naciones estuvo suspendida entre julio de 2009 y agosto de 2010 por decisión de Chávez, en rechazo a lo que consideró "falsas denuncias" de su entonces colega, Álvaro Uribe, sobre la supuesta protección en Venezuela de guerrilleros de su país.

Tan pronto como Santos reemplazó a Uribe en agosto de 2010 acordó con Chávez reanudar las relaciones y negociar un acuerdo como marco jurídico para el comercio mutuo.

El intercambio comercial entre ambos países llegó en 2010 a 1.688 millones de dólares frente a los 4.616 millones de 2009.

En 2011, según informaron Santos y Chávez el 7 de marzo pasado, el comercio binacional alcanzó los 12.000 millones de dólares.