La presidenta argentina, Cristina Fernández, anunció hoy la creación del Ministerio de Interior y Transporte, que tendrá entre sus competencias la creación de un nuevo "órgano tripartito" para controlar los subsidios que reciben los transportes públicos de Buenos Aires.

El Ministerio de Interior, a cargo de Florencio Randazzo, asumirá el área de Transporte, que antes se encuadraba en el Ministerio de Planificación, y que seguirá dirigida por el secretario Alejandro Ramos, y también la agencia de seguridad vial.

Entre las prioridades del nuevo ministerio figura la creación de un "órgano tripartito" de transporte del área metropolitana de Buenos Aires, que incluya al estado nacional, provincial y municipal y que evaluará el destino de los subsidios al transporte en la capital y el área metropolitana.

"Todo el dinero lo pone la Nación, no se pone nada de las otras jurisdicciones, por eso necesitamos sentarnos para elaborar y explicar claramente qué parte de subsidios viene para obras y qué parte va al pago de salarios. Es necesario que todos se hagan cargo de la parte que corresponde", dijo.

La creación de este organismo coincide con el conflicto entre el Gobierno nacional y la administración de Buenos Aires por la gestión del subterráneo.