El duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II, permanece hoy ingresado en un hospital londinense como medida de precaución a causa de una infección de vejiga.

El duque, que fue hospitalizado el pasado lunes, no pudo participar en las celebraciones del lunes y el martes por los sesenta años del trono de la soberana británica.

Aunque el palacio de Buckingham, residencia oficial de la familia real, no ha emitido hoy un nuevo parte sobre el estado de salud del príncipe, se espera que el marido de Isabel II permanezca varios días en observación, según había indicado el lunes el palacio.

El príncipe Felipe, que el próximo domingo cumplirá 91 años, participó el domingo en los festejos en el río Támesis, por donde navegaron miles de barcos en presencia de la familia real.

Antes de que empezara el lunes el concierto musical ante el palacio de Buckingham como parte de las celebraciones, la residencia de la familia real comunicó que el duque había sido hospitalizado a causa de una infección de vejiga.

Se espera que algunos miembros de la familia real visiten hoy al duque en el hospital King Edward VII, en el centro de Londres.

Esta es la segunda vez que el príncipe Felipe es hospitalizado en los últimos seis meses, si bien su anterior ingreso en un centro médico, el 23 de diciembre pasado, fue por un problema cardíaco.

El marido de la Reina permaneció tres días ingresado durante la Navidad en Cambridge al que fue trasladado en helicóptero desde la finca real de Sandringham (este de Inglaterra) por unos dolores en el pecho y fue sometido a una angioplastia para desbloquear una arteria coronaria.

Mientras tanto, hoy Isabel II, de 86 años, continuará con sus compromisos oficiales como parte del Jubileo de Diamantes.

Así, la reina almorzará hoy con representantes de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth) en Marlborough House, la casa representativa de estos países que está en el centro de Londres.