Estados Unidos lamentó hoy la "desafortunada" decisión de Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela de denunciar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), aunque subrayó que respeta la soberanía de esos países sobre su seguridad.

"Es desafortunado que los Gobiernos de Bolivia, Ecuador, Nicaragua y Venezuela hayan notificado su decisión de retirar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca ("Tratado de Río")", dijo en un correo electrónico enviado a Efe un portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., William Ostick.

La denuncia del pacto de defensa, anunciada el martes en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Cochabamba (Bolivia), no evitará que esos cuatro países sigan teniendo "compromisos vigentes durante los próximos dos años", tras lo cual entrará en vigor su abandono de la alianza, explicó Ostick.

El TIAR, que establece que un ataque contra un país miembro del pacto se considerará un ataque contra todos, fue adoptado en 1947 en Río de Janeiro, por lo que también se le llama "Tratado de Río".

Aunque EE.UU. desaprueba la decisión, también la respeta con base en la Declaración de Seguridad de las Américas, aprobada en 2003 durante una conferencia especial de la OEA en México, indicó el portavoz.

"Esa declaración tiene un principio fundamental: cada Estado tiene el derecho soberano de identificar sus propias prioridades de seguridad nacional y definir estrategias, planes y acciones para enfrentar riesgos para su seguridad", afirmó.

Ostick reafirmó el compromiso del Gobierno del presidente de EE.UU., Barack Obaman con el tratado, que "seguirá en vigor para todos los demás países" una vez que se haga efectiva la retirada de los cuatro miembros.

"Estados Unidos está comprometido con el principio de seguridad colectiva, reflejado en el llamado del presidente Obama para el compañerismo y la responsabilidad compartida a la hora de afrontar la seguridad ciudadana en todo el hemisferio", señaló.

Un total de 22 países de toda América han ratificado el TIAR, un acuerdo que vincula a América Latina con Estados Unidos para la defensa mutua en caso de agresión extranjera y del que México se retiró en 2004.