El Departamento del Tesoro de EE.UU. acoge hoy una reunión del grupo de "Amigos de Siria" para avanzar en las sanciones económicas a Damasco e incrementar así las presiones contra el régimen de Bachar al Asad.

Esta segunda reunión de trabajo, que será inaugurada por el secretario del Tesoro Timothy Geithner, estará co-presidida por los gobiernos de Turquía y Catar.

La pasada semana Washington anunció nuevas sanciones contra el Banco Internacional Islámico de Siria (SIIB, por su sigla en inglés) por ayudar a esquivar medidas previas adoptadas el año pasado contra la principal entidad financiera siria, el Banco Comercial.

El subsecretario de Terrorismo e Inteligencia Financiera del Tesoro, David Cohen, explicó entonces que se avanzaría en la presión financiera sobre Damasco.

"En colaboración con otros aliados internacionales que comparten nuestro objetivo de acabar con la brutal represión del pueblo sirio, continuaremos clausurando el acceso del régimen al sistema financiero internacional", afirmó.

La violencia se ha recrudecido en Siria desde la masacre de Hula, que ha llevado a los rebeldes en el interior del país a romper su compromiso con el alto el fuego, que entró en vigor el 12 de abril y ha sido violado a diario.