El personal de una escuela religiosa en el extremo oeste de China usó explosivos para defenderse de una redada de la policía y 12 niños resultaron quemados, dijeron medios estatales.

Un portal de noticias estatal para la región de Xinjiang dijo que 12 de los 54 niños de la escuela tuvieron que ser hospitalizados, pero no dijo cual era la seriedad de las heridas. Tianshan informó que tres policías y dos de los tres miembros del personal de la escuela también resultaron heridos en la redada en la ciudad de Hotan la madrugada del miércoles.

La región de tendencia musulmana se ha visto afectada por tensiones y China intensificó recientemente una campaña contra las escuelas religiosas ilegales en la zona.