El dúo formado por el director argentino Juan José Campanella y su compatriota, el célebre actor Ricardo Darín, ha elevado al cine de ese país a competir en "otra liga", aseguró hoy la productora argentina Verónica Cura.

"Me parece que lo hizo jugar en otra liga, en otra escala", dijo a Efe Cura, productora ejecutiva del filme "Un amor" presentado en la muestra competitiva del festival de Cine Ceará, que estos días se desarrolla en la ciudad brasileña de Fortaleza.

Cura, quien calificó de "dupla exitosa" al binomio Darín-Campanella, consagrado en películas inolvidables como "El hijo de la novia" o "El secreto de sus ojos", ganadora de un Oscar a la Mejor Película en lengua no inglesa, no dudó en considerar que el trabajo de ambos ha tenido un impacto positivo para la industria cinematográfica de su país.

En su opinión, a pesar de las diferencias que existen en la producción cinematográfica de América Latina el un rasgo común reside en la mirada.

"La diferencia es la mirada. La mirada de un pueblo que sufrió crisis, más girada a una realidad social", razonó Cura, quien añadió que se trata de un cine que "en algunos casos está muy poco ligado al éxito comercial".

Además, explicó que las dificultades de financiación en la industria cultural desembocan en una "apuesta por lo seguro", que puede marginar buenas historias para centrarse en aquellas que se presenten como garantía de éxito.

Cura, quien señaló que los "argentinos no saben reirse de sí mismos" y que dominan mejor el drama que la comedia, manifestó que disfruta con todos los géneros cinematográficos y señaló que la dificultad se encuentra en hallar una buen guión.

"A mí me gustan todas las historias si son buenas. Una buena historia tiene que ser original, bien dialogada, que haya una mirada", dijo Cura, quien añadió: "A estas alturas ya todo se contó, la diferencia es cómo vas a contarlo".

Cura, productora ejecutiva de la laureada "Las acacias", filme que se alzó con la Cámara de Oro a la mejor ópera prima en el festival de Cannes el año pasado, dijo que le gustaría trabajar con directores de la talla de Wes Anderson, realizador de "The Royal Tenenbaums" o Paul Thomas Anderson, aunque consideró que son sueños imposibles.

Entre los cineastas de su país destacó a Campanella o Pablo Trapero como algunos de los nombres con los que le gustaría trabajar, además de todos con los que ya ha rodado, entre los que se encuentra Lucrecia Martel.

La productora presentó anoche la cinta "Un amor", de la directora Paula Hernández, en la vigésima segunda edición del festival Cine Ceará, donde esta noche se exhibe la película española "Bertsolari", un documental sobre la poesía oral improvisada cantada en euskera.

La programación de hoy se completa con la producción "En el nombre de la hija", de la ecuatoriana Tania Hermida, además de una selección de cortometrajes.