El Gobierno brasileño distribuirá a partir del próximo fin de semana, en forma gratuita, un total de 2,2 millones de preservativos femeninos, con el objetivo de reforzar sus planes de combate al sida, informaron hoy fuentes oficiales.

Los condones femeninos estarán dirigidos sobre todo a prostitutas y mujeres que sufran enfermedades de tipo sexual y transmisibles, que son el foco de la nueva campaña anunciada por el Ministerio de Salud, que será realizada en varias etapas.

La intención de las autoridades, según explicó ese despacho, es que el total de preservativos femeninos distribuidos para fines de este año llegue a 20 millones.

En las próximas etapas, los preservativos también serán recibidos por las usuarias de drogas que están registradas en la red de salud pública y las mujeres detenidas en el sistema penitenciario.

"Es una estrategia que forma parte de la política brasileña de ampliar las opciones de protección contra enfermedades sexualmente transmisibles", declaró el secretario nacional de Vigilancia en Salud, Jarbas Barbosa, a la Agencia Brasil (oficial).

El funcionario explicó que la venta de preservativos femeninos está autorizada en el país desde 1997, pero que su uso aún no ha sido debidamente promocionado, lo cual también se intentará hacer mediante esta campaña.

Hasta ahora este tipo de acciones oficiales apuntaba sobre todo a los hombres y homosexuales, entre los que el año pasado fueron distribuidos 493 millones de preservativos.

Sin embargo, datos oficiales que indican un aumento de las tasas de sida entre mujeres llevaron a ampliar los planes de prevención con la entrega de preservativos femeninos, indicó Barbosa.