El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, reconoció hoy "alentadores avances" en las difíciles negociaciones sobre el documento que debe salir de la Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible (Río+20) y se mostró optimista acerca de que se logre un acuerdo antes del inicio de la cumbre.

"Durante las negociaciones de la semana pasada hubo avances en temas claves. Veo que existe la voluntad de encontrar puntos en común, aunque queda mucho trabajo por delante", dijo Ban en una conferencia de prensa centrada en Río+20, en la que aseguró que "existen los pilares para lograr un acuerdo".

El máximo responsable de la ONU explicó así que, en la última ronda de negociaciones en Nueva York, sobre el texto a acordarse en dos semanas en Río de Janeiro los Estados miembros mostraron "la voluntad de aprobar paquetes muy buenos y ambiciosos, lo que es bastante alentador", aunque no se alcanzaron los acuerdos deseados.

Distintas fuentes de la ONU han definido las negociaciones sobre el documento celebradas en Nueva York como "bastantes difíciles", sobre todo en alcanzar puntos en común sobre "cómo recapitalizar la economía verde", y ahora se espera que los últimos flecos se cierren en el mismo Río de Janeiro.

"Ha habido alentadores avances mediante discusiones extensas, pero hasta que todo no esté decidido, no se podrán alcanzar medidas en asuntos concretos", dijo Ban, quien negó ser pesimista ante las conclusiones de la cumbre aunque sí "optimista con cautela".

El secretario general se mostró "seguro" de que "los Estados miembros actuarán en favor de los intereses de la humanidad" y lograrán un acuerdo ambicioso en Río+20, una cumbre que presenta "una oportunidad única" para el planeta "que tardará mucho tiempo en repetirse".

El objetivo de Naciones Unidas es que de Río+20, que se celebra del 20 al 22 de este mes, salgan "medidas de impacto y con ambición" para hacer realidad "la economía sostenible del futuro" para "un mundo más justo, con mayor prosperidad y sin exclusiones, en el que el crecimiento sea verde, para lograr un planeta más sano".

Se trata de avanzar en el concepto de desarrollo sostenible "para mejorar la vida de los habitantes del planeta", dijo Ban.

En concreto pidió que los líderes mundiales reunidos en Río de Janeiro aprueben una serie de objetivos de desarrollo que den continuidad a los de Desarrollo del Milenio, que expiran en 2015.

Por su parte, el presidente de la Asamblea General de la ONU, el catarí Abdulaziz al Naser, defendió este miércoles que las negociaciones en Río+20 se centren en los intereses comunes del planeta y no en los que cada país pueda tener.

"Río+20 tiene como objetivo colocar al mundo en el buen camino hacia un crecimiento sostenible para las futuras generaciones. El gran trabajo empezará cuando concluya la conferencia y se necesiten acciones concretas", aseguró Al Naser en una comparecencia ante la prensa en la sede central de la ONU.