A pesar de que la crisis internacional ha golpeado fuerte a los medios de comunicación, Arianna Huffington, cofundadora del exitoso cibersitio de noticias y opinión The Huffington Post, asegura que el periodismo vive una nueva era dorada gracias a las nuevas tecnologías y está dispuesta a seguir exportando su modelo al resto del mundo.

Huffington, de 61 años, se encuentra en Madrid para el lanzamiento el jueves de El Huffington Post, la versión española del portal de internet. Será un cibersitio centrado en la actualidad de España, que no olvidará los 350 millones de hispanohablantes del otro lado del Atlántico.

"La gente que habla español forma una comunidad global increíble", dijo Huffington el miércoles en una entrevista con The Associated Press. "El Huffington Post no habla sólo de política y economía, también habla de cómo vivir la vida, de cultura, de libros y es ese contenido al que puede acceder toda la gente esté donde esté", agregó.

El portal ya tiene una versión en español llamada Voces enfocada en el público hispano de Estados Unidos. En el futuro no descarta establecer ediciones locales en otros países de América Latina.

"Tenemos planes ambiciosos de expansión, pero vamos paso a paso", admitió.

Además de España, el portal ya ha impulsado ediciones locales en otros países como Francia y tiene previsto abrir otra delegación en Italia en septiembre.

En todos los casos, el cibersitio se lanza en colaboración con un socio del país. En el caso de España, El Huffington Post está participado al 50% por Prisa SA, editora del diario El País.

El cibersitio de España nació envuelto en polémica. La gravedad de la crisis económica que afecta al país ha dejado a 6.234 periodistas sin empleo en los últimos tres años, según datos de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España.

El Huffington Post cuenta con una redacción de unos 10 profesionales. El resto de blogueros, cerca de 100, no cobrarán por sus aportaciones. Pero Huffington defiende ese modelo.

"Veo el modelo de negocio de medios de comunicación como algo híbrido", explicó. "Está la empresa periodística que contrata periodistas a tiempo completo, pero al mismo tiempo, está la plataforma, que es algo diferente", sostuvo.

Agregó que "nadie está obligado a tener un blog en El Huffington Post, pero si hay alguien que tiene algo que decir, tiene un libro que quiere vender, una película o simplemente quiere que su mensaje lo escuche más gente, entonces el cibersitio está ahí como una plataforma".

En una época de ajustes para la mayoría de los medios, The Huffington Post, fundado en 2005 por Huffington y el ex ejecutivo de AOL Kenneth Lerer, no para de crecer. AOL Inc. compró Huffington Post Media Group en febrero de 2011.

El secreto, dijo su cofundadora, es que el cibersitio tiene un ADN muy claro: interpreta la información política y económica al margen de partidismos y con un enfoque más accesible, no olvida temas sociales que influyen en la vida cotidiana y fomenta el diálogo en dos direcciones con los lectores.

Huffington asegura que los medios han tardado en adaptarse a la nueva era de internet y las redes sociales, pero ya lo están haciendo.

En ese sentido, aseguró que sucesos como las revueltas árabes en Egipto y Túnez han evidenciado la importancia de las nuevas tecnologías y su rol en el mundo del periodismo.

"Creo que en cierto sentido vivimos una era dorada del periodismo... Las nuevas tecnologías han dado voz a millones de personas que hasta ahora no habían tenido voz", afirmó.