El alcalde de la capital colombiana, el exguerrillero Gustavo Petro, dijo hoy que solicitó la renuncia de sus secretarios para emprender con un nuevo equipo de colaboradores la ejecución del millonario plan de desarrollo de Bogotá.

"La petición de renuncia a los miembros del gabinete que he hecho tiene como objetivo evaluar y hacer ajustes de cara a la ejecución del plan", escribió Petro en su cuenta de Twitter,

"Cualquier suposición de crisis, o diferente a lo que aquí he dicho no es más que desinformación", agregó por la misma vía el alcalde de la ciudad, quien el martes pidió la dimisión protocolaria de los doce secretarios de su gabinete.

La anunciada reestructuración es la primera general del equipo que acompaña a Petro desde el pasado 1 de enero, cuando este antiguo rebelde del disuelto Movimiento 19 de Abril (M-19) entró en funciones como alcalde de Bogotá.

Petro, excandidato presidencial que en el pasado descolló como congresista, fue elegido en octubre pasado, para un mandato de cuatro años, por el movimiento Progresistas, creado y liderado por él.

"Los cambios que realicemos no tendrán otra lógica que mejorar la ejecución del programa de gobierno votado por el pueblo y que hoy es el Plan", insistió el alcalde bogotano por la misma vía de Twitter.

El Concejo de Bogotá aprobó hace seis días, por 36 votos contra ocho, el llamado Plan de Desarrollo Distrital, basado en el proyecto de obras e inversiones con el que Petro promovió su aspiración al Ejecutivo de esta urbe de más de ocho millones de habitantes.

El programa, con un costo de 61,1 billones de pesos (unos 33.966,14 millones de dólares), da preferencia al sector de movilidad urbana, considerado uno de los problemas más graves de la ciudad, y a los de la educación, la salud y el hábitat.