La nacionalizada petrolera argentina YPF anunció hoy que planea invertir unos 7.000 millones de dólares anuales entre 2013 y 2017 con el objetivo de incrementar las reservas y la producción de combustibles.

La cifra forma parte del plan estratégico de la compañía, presentado hoy en un acto encabezado por la mandataria argentina, Cristina Fernández, quien asistió como representante del 51 por ciento de las acciones de la petrolera en manos del Estado tras la expropiación al grupo español Repsol.

Fernández defendió la decisión de expropiar las acciones de la compañía española y aseguró que su Gobierno no actúa "dogmáticamente o con un manual".

Explicó que decidió mantener un "modelo mixto", con representación estatal y de mercado en YPF, con una dirección "absolutamente profesionalizada" y con objetivos que se ajustan a los intereses del Estado.

"El desacople entre los intereses de las empresas y los intereses de los países concluye en situaciones políticas, sociales y economías absolutamente desaconsejables para cualquier modelo de país", agregó Fernández, que subrayó que el hombre fuerte de la nueva YPF es su presidente, Miguel Galuccio, aunque en el directorio figura también el viceministro de Economía, Axel Kicillof.

Durante la presentación, Galuccio precisó que las inversiones de la compañía ascenderán este año a 3.500 millones de dólares, en el marco de un plan de inversión "agresivo pero realista", que permitirá crecer un 6 por ciento anual en la producción de hidrocarburos, frente una caída actual del 6 por ciento al año.

Galucio dijo que para financiar estas inversiones YPF utilizará su flujo operativo propio y saldrá a buscar socios entre otras empresas locales y extranjeras y en los mercados financieros locales e internacionales.

El "nuevo paradigma" de la petrolera se basará en el rejuvenecimiento de los pozos maduros, el desarrollo intensivo de hidrocarburos no convencionales y la expansión de las actividades de refino y comercialización de combustibles.

Galuccio señaló que el objetivo para el período 2013-2017 es multiplicar por diez las inversiones en crudo no convencional y por veinte las de gas no convencional, e incrementar en un 20 por ciento la capacidad de refino con el objetivo final de aumentar el abastecimiento de combustibles.

Este plan estratégico, añadió, requerirá la creación en cinco años de 10.000 nuevos puestos de trabajo.

A su juicio, Argentina tiene capacidad para pasar de ser un importador neto de combustibles a ser un exportador e YPF puede convertirse en la empresa líder en gas no convencional de Latinoamérica.

El titular de YPF aseguró que la compañía cuidará "el valor para los accionistas", con la reinversión de utilidades y una política de dividendos acorde al crecimiento y los compromisos y manteniendo la cotización en las bolsas de Buenos Aires y Nueva York.

Galuccio precisó que este año YPF perforará 746 pozos de producción y "más de mil" en 2013 -un nivel de actividad que la compañía no registra desde 1996-, para alcanzar los 1.345 pozos para 2017.

Respecto al desarrollo intensivo de los hidrocarburos no convencionales, precisó que en 2013 la compañía invertirá en este segmento 1.200 millones de dólares en la perforación de 132 pozos de petróleo no convencional y 160 millones de dólares en 14 pozos de gas no convencional.

Esas inversiones, indicó, permitirán producir 55 millones de barriles equivalentes (mboe) de petróleo no convencional y 13 millones de mboe de gas no convencional.

El Gobierno argentino anunció en abril pasado la intervención y expropiación de YPF tras acusar a Repsol de no haber invertido lo suficiente para aumentar la producción.

Repsol, que mantiene un 12 por ciento de las acciones de YPF y ha logrado incluir a un consejero en el nuevo directorio, pide en compensación unos 10.000 millones de dólares, pero el Gobierno argentino adelantó que no pagará esa cifra y que será el Tribunal de Tasación argentino el encargado de fijar el valor de las acciones expropiadas.

Repsol inició el 15 de mayo los trámites para llevar a un arbitraje en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) la nacionalización de YPF con la remisión de una carta a Cristina Fernández, en la que declara la existencia de una controversia en la expropiación.

YPF registró en 2011 una ganancia neta de 5.296 millones de pesos (1.179,5 millones de dólares), un 8,5 por ciento menos que en 2010.