La inflación alcanzó en mayo una tasa de 1,6% con lo que se rompió la tendencia a la desaceleración de los últimos cinco meses, mientras la tasa anualizada llegó a 22,6%, anunció el martes el Banco Central de Venezuela (BCV).

Los incrementos de precios que se dieron en los renglones de restaurantes y hoteles, salud, transporte y alimentos presionaron de manera importante sobre el comportamiento del índice nacional de precios (INPC) que cerró en mayo en 1,6%, indicó el BCV y el Instituto Nacional de Estadísticas en un comunicado.

La tasa de mayo duplicó a la del mes anterior que fue 0,8%.

El comportamiento que mostró el INPC en mayo rompió la tendencia a la desaceleración que venía reportando la inflación desde diciembre gracias en parte a las nuevas regulaciones que impuso el gobierno para endurecer el control de precios vigente desde hace nueve años.

La inflación anualizada se ubicó en mayo en 22,6%, lo que representa una reducción de 1,2 puntos porcentuales respecto al mes anterior.

Venezuela ha reportado en los últimos seis años la mayor tasa de inflación de la región aunque existe control de precios y de cambios desde el 2003.

Alterno al problema de la inflación los venezolanos padecen desde hace más de cuatro años dificultades para conseguir algunos productos esenciales debido a las distorsiones generadas por el control de precios.

El índice de escasez de productos se ubicó en mayo en 14,4%, muy similar a la tasa de abril que fue de 14,8%.

Algunos analistas estiman que la inflación podría cerrar este año alrededor de 30% por efecto de la expansión del gasto público en medio de la campaña electoral, y el crecimiento de la liquidez en la economía.

Venezuela cerró el año pasado con una inflación de 27,6%.