El peso mexicano sigue su recuperación tras la pronunciada baja de la semana pasada, y los analistas no creen que el repunte de un candidato presidencial izquierdista tenga que ver con esa caída.

Consideran que los temores desatados por la crisis de la deuda soberana europea y la economía estadounidense son la razón principal por la volatilidad de la divisa.

El peso cerró el martes en la contratación interbancaria a 14,23 por dólar, tras llegar a los 14,60 por dólar la semana pasada. El peso cerró el viernes a 14,39 y el lunes a 14,24 por dólar.

La bajada ha pasado a ser un tema político tras indicar algunos medios informativos que se debió a un sondeo difundido el jueves según el cual el candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador ha acortado la distancia que le lleva el puntero centrista Enrique Peña Nieto. Algunos grupos empresariales se opusieron a López Obrador durante su fracasada campaña presidencial del 2006.