El virtual candidato presidencial republicano de EEUU, Mitt Romney, lanzó hoy en internet un nuevo vídeo de campaña en español en el que ataca la gestión económica de Barack Obama y advierte de su impacto entre los hispanos, un sector del electorado que ambos necesitan para ganar las elecciones en noviembre próximo.

El vídeo, al que tuvo acceso Efe horas antes de su lanzamiento, es el cuarto de la campaña general de Romney, quien afianzó la candidatura presidencial del Partido Republicano en las primarias de Texas el martes pasado, si bien ésta se hará oficial en la convención nacional del partido la última semana de agosto en Tampa (Florida).

El lanzamiento del vídeo, de un minuto de duración, coincide con las primarias de hoy en California, Nueva Jersey, Nuevo México, Montana y Dakota del Sur, además de con el encuentro que Romney sostendrá con pequeños empresarios latinos en Fort Worth (Texas).

El nuevo mensaje de Romney lleva por título "Deprimente" e incluye imágenes que, con cifras oficiales y datos sacados de influyentes diarios, destacan que la pobreza ha aumentado entre los hispanos desde 2008, mientras que su nivel de desempleo subió del 10,3% en abril al 11% el mes pasado.

Con este vídeo, la campaña de Romney busca poner en entredicho que "las cosas van por el camino correcto" en EEUU, como alega en un anuncio reciente la campaña de Obama, si se toma en cuenta que, además, la tasa de desempleo entre los jóvenes hispanos de entre 16 y 19 años de edad ronda el 30 por ciento.

La tasa nacional de desempleo es del 8,2 por ciento y la anémica recuperación económica -la tasa anual de crecimiento del Producto Interno Bruto durante el primer trimestre de 2012 fue revisada a la baja del 2,2% al 1,9% el jueves pasado- y el desencanto de los votantes con ella han alimentado la ansiedad en los pasillos de la Casa Blanca, según analistas.

El viernes pasado, tras la divulgación de un informe sobre la creación de apenas 69.000 empleos el mes pasado, Obama admitió que la economía "no está creciendo con la rapidez que quisiéramos".

A sólo cinco meses de los comicios generales, las encuestas recientes dan cuenta de un empate técnico entre Obama y Romney. Una encuesta de la cadena televisiva CNN del viernes pasado indicó que Obama aventaja en apenas tres puntos a Romney entre los votantes, con un 49% frente a un 46%.

A la defensiva ante esos números, Obama culpa la inacción del Congreso para crear empleos e invertir en infraestructura, mientras que los aliados de Romney en el Congreso insisten en que las políticas del mandatario han hecho que la alta tasa desempleo y la débil economía sean ahora la "nueva y triste normalidad para las familias y pequeños negocios".

De hecho, Romney tiene previsto "vender" sus propuestas para ayudar a la pequeña empresa en un encuentro hoy con pequeños empresarios hispanos en la sede de Southwest Office Systems en Fort Worth, una empresa en manos latinas que se especializa en máquinas de oficina.

Según la campaña de Romney, el vídeo de hoy es el primero de varios anuncios que esta semana dirigirá a los votantes hispanos, que constituyen un segmento clave del electorado en estados "bisagra" como Arizona, Colorado, Florida, Nevada y Nuevo México.

Se calcula que al menos 12,2 millones de latinos acudirán a las urnas el próximo 6 de noviembre, una cifra nada desdeñable para ambos partidos.

"Los comicios de noviembre serán un referendo sobre el mandato del presidente Obama. Nuestra comunidad está atravesando una situación muy difícil y si él tuviese un buen récord de creación de empleos, estaría haciendo campaña con eso, pero los hechos cuentan algo distinto", dijo a Efe Sharon Castillo, asesora de Romney.

"Lo que hagan los hispanos en las urnas enviará un mensaje poderosísimo a los políticos en los años venideros... los latinos tendremos que decidir si vamos a permitir que nos hagan promesas y, al llegar a la Casa Blanca, se olviden de ellas", agregó Castillo, quien vaticinó que los latinos terminarán apoyando a Romney "cuanto más lo conozcan y entiendan sus propuestas".

HASH(0x9c7553c)

María Peña