El rey Juan Carlos de España dijo el martes que su país atraviesa por momentos difíciles, pero que ha empezado a mejorar de la crisis económica que la afecta.

"Es posible que estemos en el momento más difícil de la crisis, que estemos en el momento más doloroso del tratamiento al que hemos tenido que someternos", expresó el monarca de visita oficial en la capital chilena.

Pero señaló que el gobierno está realizando ajustes presupuestarios sin precedentes y que ese tratamiento es necesario para recuperar la senda del crecimiento

"Las cosas han empezado a mejorar, las cuentas públicas están mucho más saneadas que hace un año, la balanza con el exterior más equilibrada, más saneada y hemos empezado a recuperar competitividad perdida", señaló.

Para el Rey, Europa requiere de "austeridad y disciplina", pero también de solidaridad para enfrentar las cargas financieras para que sea posible mantener el proyecto económico.

El monarca español llegó la noche del lunes procedente de Brasil para una breve visita que el miércoles lo llevará a compartir con los presidentes de Chile, Perú, Colombia y México en la reunión de los integrantes de la Alianza del Pacífico, que se realizará en el observatorio de cerro Paranal de la organización europea de astronomía.

El presidente chilerno Sebastián Piñera vez destacó el interés por la inversión española y que su país se convierta en una plataforma desde donde los recursos españoles se inviertan en la región. Señaló que Chile respeta los compromisos y el estado de derecho "porque esa es la forma de progresar realmente en los tiempos modernos".

El mandatario agasajó al rey con un almuerzo al que asistieron además empresarios de los dos países. Piñera resaltó que Chile fue la colonia española más pobre, pero que se ha convertido en la de mayor ingreso per cápita.

Las declaraciones a la prensa de ambos concluyó con un doble brindis.

A la llegada del monarca a la sede presidencial de La Moneda una decena de manifestantes que enarbolaban una bandera vasca y otra de Bolivia gritaron asesino al rey. El dirigente sindical Víctor Quijada leyó una carta dirigida a Piñera en la que expresan su repudio a la presencia del rey en representación de una organización que dijo se llama Amigos y Amigas del Pueblo Vasco (Euskal Herriaren Lagunak-Chile).