Las cuatro mayores patronales rurales de Argentina convocaron hoy a una huelga comercial de siete días de alcance nacional en protesta contra la políticas del Gobierno de Cristina Fernández hacia el sector.

La denominada "mesa de enlace" anunció un cese de comercialización de granos, carnes y productos no perecederos en todo el país desde el inicio de mañana hasta la medianoche del próximo martes.

Los productores rurales resolvieron extender sus protestas a todo el país luego de que el pasado sábado los agricultores de la provincia de Buenos Aires, una de los mayores distritos agrícolas del país, iniciaran una huelga comercial de nueve días en protesta contra un aumento de los tributos en ese territorio.

Las entidades rurales indicaron en un comunicado que "la comercialización de los productos agropecuarios se ve afectada día a día como consecuencia de la intervención por parte del Gobierno mediante acuerdos y cupos de exportación".

Afirmaron que esta política "destruyó en los últimos seis años el mercado de trigo, estimando para la presente campaña una disminución en la intención de siembra del 48 por ciento, vislumbrándose el mismo efecto negativo en la comercialización del maíz y otras producciones agropecuarias".

Las patronales rurales también cuestionaron los efectos de la política oficial sobre el sector ganadero y remarcaron que este año, por quinto año consecutivo, Argentina no podrá cumplir con sus compromisos de exportación de carnes de alta calidad hacia la Unión Europea, por lo que el país "va a perder la posibilidad de ingresar divisas por cerca de 200 millones de dólares".

Apuntaron asimismo que la rentabilidad del sector agropecuario "se ha visto disminuida significativamente en los últimos años", producto de "una inflación no reconocida por el Gobierno", que afecta los costes del campo y no se ve reflejada en la venta de su producción.

También advirtieron que "las altas cargas tributarias tendrán un impacto negativo no sólo en los productores rurales sino en toda la población".

Ésta será la décima huelga comercial que el sector rural realiza desde que en marzo de 2008 estallará un severo conflicto con el Gobierno de Fernández por los derechos a las exportaciones de granos y otros productos agropecuarios, protestas que en ocasiones han incluido bloqueos de rutas y movilizaciones en varios puntos del país.