La Casa Blanca confirmó el martes la muerte del número dos en la estructura de mando de al-Qaida, en lo que calificó de un "golpe tremendo" contra la red terrorista.

El vocero de la Casa Blanca, Jay Carney, se excusó de confirmar cómo murió Abu Yahya al-Libi. Un funcionario estadounidense dijo que murió en un ataque realizado por un avión no tripulado.

Carney dijo que al-Libi era un dirigente operativo y un "gerente general" de al-Qaida, con un grado de experiencia difícil de replicar. Aseguró que la red terrorista está más cerca que nunca de su desaparición definitiva.

Desde que los comandos de la armada mataron a Osama bin Laden el año pasado, la guerra clandestina estadounidense contra al-Qaida ha eliminado a más de una decena de altos mandos de la red.