El ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schaeuble, rechazó el martes cualquier idea de diluir la dieta de austeridad y reformas estructurales que se está usando para combatir la crisis de deuda de la zona euro.

Recientemente han surgido crecientes dudas sobre la línea dura de Berlín en momentos en que la economía de la eurozona trastabilla y la austeridad es cada vez más impopular en los países atribulados por la deuda. Sin embargo, el ministro Schaeuble, reiteró el martes que el crecimiento sostenible no se puede generar mediante nuevas deudas.

Schaeuble fue citado en declaraciones al diario Handelsblatt: "Ahorro y crecimiento no son una contradicción. Así los programas (de rescate) no privan a los países de poder adquisitivo, como se afirma a menudo".

Insistió en que "no podemos evitarles las reformas a los países afectados".

Schaeuble subrayó el apoyo de Alemania a una mayor integración europea en el largo plazo, pero insistió en un enfoque paso a paso.