La cámara alta del parlamento de Rusia aprobó una propuesta de ley que eleva 150 veces las multas para personas que participen en protestas no autorizadas.

La debatida propuesta sólo necesita ahora la firma del presidente para convertirse en ley.

El Consejo de la federación votó 132-1 para aprobar la propuesta luego de un breve debate. El martes en la cámara baja, los legisladores la debatieron durante unas 11 horas antes que el oficialista Rusia Unida lograse la aprobación a la medianoche. Las facciones opositoras en la Duma del estado habían presentado varias enmiendas, en un esfuerzo sin precedentes para obstaculizar la aprobación, reflejando una nueva disposición a resistir al Kremlin.

La ley elevaría las multas de los actuales 2.000 rublos a 300.000 rublos (9.000) dólares. La propuesta ha sido vista como una respuesta a las masivas protestas anti gobierno y busca desalentar nuevas manifestaciones callejeras contra el presidente Vladimir Putin.

Serguei Lisovsky, uno de los pocos miembros del Consejo de la Federación en expresar preocupaciones sobre la medida, dijo que la misma impone multas desproporcionadamente altas a manifestantes, pero no provee penalidades más altas para actos de brutalidad policial.

"Se trata de ciudadanos de nuestro país, y nosotros debemos escucharles", dijo Lisovsky. "¿Dónde está la responsabilidad de policías que potencialmente pueden hacer más daño a nuestra sociedad?".