El Partido Libertad y Justicia (PLJ), de los Hermanos Musulmanes, boicoteará una reunión prevista para hoy entre la Junta Militar de Egipto y las fuerzas políticas, mientras que sí participará en una protesta para pedir que se repita el juicio a antiguos altos cargos.

El PLJ afirma, en un comunicado, que la reunión con el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas "no se produce en un momento adecuado por los sucesos actuales", sobre todo, porque se celebra poco antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, los próximos días 16 y 17.

La reunión de hoy se celebrará a dos semanas de los comicios y en medio de una ola de protestas en el país por las absoluciones dictadas el sábado pasado por un tribunal contra varios exdirigentes del régimen de Hosni Mubarak.

El propio Mubarak y su ministro del Interior, Habib al Adli, fueron condenados a cadena perpetua por la matanza de manifestantes durante la revolución, mientras que seis exresponsables de los servicios de seguridad fueron absueltos del mismo cargo.

Además, los dos hijos del expresidente, Alaa y Gamal, fueron exculpados de los delitos de corrupción que les imputaban, al igual que Mubarak.

Aunque se desconoce el contenido del encuentro de hoy entre los militares y los partidos, algunos medios de comunicación egipcios han informado de que podría ser para introducir cambios en la Declaración Constitucional -la Carta Magna transitoria desde marzo de 2011- para determinar las prerrogativas del futuro presidente.

En ese sentido, el PLJ, mayoritario en el Parlamento, rechazó cualquier reforma de la Constitución interina y aseguró que continúa sus contactos con las otras fuerzas políticas para llegar a un consenso sobre la formación de una nueva Asamblea Constituyente.

A ese respecto, afirmó que la futura Asamblea incluirá a distintos sectores de la sociedad como representantes de partidos, sindicalistas, expertos en leyes, miembros de instituciones religiosas musulmanas y cristianas, jóvenes y mujeres, entre otros.

La asamblea anterior fue invalidada en abril por un tribunal después de que una cuarta parte de sus miembros, en su mayoría liberales, decidiera boicotearla al considerar que estaba dominada por los islamistas y no representaba a todos los sectores de la sociedad.

El PLJ destacó también que con la segunda vuelta de los comicios, en la que competirá su candidato, Mohamed Mursi, con el general retirado Ahmed Shafiq, último primer ministro de Mubarak, se materializará la promesa de la Junta Militar de traspasar el poder a un presidente electo.

En cuanto a la manifestación de hoy, el brazo político de los Hermanos Musulmanes confirmó su participación para pedir que se repita el juicio contra dirigentes del antiguo régimen y que se descarte de la segunda vuelta de las presidenciales a ex altos cargos de Mubarak, en referencia a Shafiq.