La líder del Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, denunció hoy los "insultos" y las "amenazas físicas" del jefe del Frente de Izquierdas, Jean-Luc Mélenchon, que se presenta contra ella en su circunscripción del norte de Francia para las elecciones legislativas del próximo domingo.

"No se entiende la complacencia de la que goza Mélenchon", subrayó en una entrevista a la emisora de radio "France Info" Le Pen, que añadió que "las amenazas físicas de ese señor (contra ella) deberían escandalizar a toda la clase" política.

La presidenta del FN, que reprochó a la periodista que la entrevistaba tener un trato más complaciente con el "número uno" del Frente de Izquierdas, señaló que en la campaña para las presidenciales "durante meses permanecí estoica a los insultos" que le dirigió.

Señaló que Mélenchon "va a llorar al tribunal" con la denuncia que ha interpuesto contra ella por la distribución por el FN de panfletos que considera fraudulentos porque utiliza una frase dicha por él pero que considera sacada totalmente de contexto.

Le Pen no se mostró convencida de que ganará ese procedimiento judicial sino que defendió el contenido del panfleto, en el que aparecía Mélenchon bajo una bandera argelina y con una frase que pronunció en un mitin el pasado 14 de abril: "No hay futuro para Francia sin los árabes y los bereberes del Magreb".

El líder del Frente de Izquierdas, Jean-Luc Mélenchon, denunció ayer a Le Pen por el reparto de ese falso panfleto electoral en la circunscripción del norte de Francia que ambos se disputan en las próximas legislativas.

El líder izquierdista decidió dirigir directamente su denuncia contra Le Pen en el Tribunal Correccional de Béthune por un presunto delito de "maniobra fraudulenta".

Le Pen denunció hoy además que el nuevo jefe del Estado no haya previsto recibirla, a diferencia del resto de los jefes de los partidos nacionales franceses, con los que se entrevista desde ayer en el Palacio del Elíseo en preparación de la cumbre del G20 de México y la cumbre Río+20, y dijo: "hace exactamente lo mismo que su predecesor" Nicolas Sarkozy.

Le Pen descalificó los resultados que le anuncian las encuestas, señalando que se equivocan repetidamente, y aseguró que "hay algunos de nuestros candidatos que están en disposición de ser elegidos".

De acuerdo con un sondeo publicado hoy por Ipsos para "France Info" y realizado los pasados 1 y 2, el FN tenía una intención de voto del 14 %, un punto menos que la semana precedente.

Proyectando ese porcentaje, Ipsos anticipó que el partido de la extrema derecha podría tener como máximo tres diputados.