La policía sofocó el martes los desórdenes ocurridos en dos cárceles de Bagdad al ingresar haciendo disparos al aire y blandiendo porras luego de que los reclusos incendiaron carpas, basura y cobijas, informaron las autoridades.

De acuerdo con funcionarios policiales y carcelarios, 12 reos sufrieron quemaduras y uno fue herido de bala en una pierna.

Los desórdenes estallaron en el 4to Centro de Detención de Risafa y en la Prisión de Baladiyat, donde a los internos allegados al radical clérigo chiíta Muqtada al-Sadr se les dijo que serían enviados a otra cárcel.

Luego de que los inconformes prendieron los incendios, las fuerzas de seguridad irrumpieron en las dos penitenciarías, hicieron disparos al aire y sometieron con las porras a los reos.

En otros incidentes del martes, ocho transeúntes fueron heridos por una bomba que explotó cerca de la reja exterior de un mezquita chiíta en el oriente de Bagdad, informó la policía. Además, dos balas de mortero cayeron en un patio deshabitado cerca del Ministerio del Interior. No hubo heridos ni daños.

Todas las fuentes hablaron a condición del anonimato debido a que no estaban autorizadas para hablar con los medios de comunicación.

La violencia en Irak ha disminuido considerablemente en los últimos años. Pero los ataques con bombas y disparos, incluidos contra las fuerzas de seguridad e instituciones del gobierno dominado por los chiítas, siguen siendo frecuentes.

___

El periodista de Associated Press Mazin Yahya en Bagdad contribuyó en la información.