La estatal chilena Codelco, la mayor productora mundial de cobre, redujo significativamente sus emisiones de dióxido de azufre (SO2) a la atmósfera, al pasar de 1.061.000 toneladas en 1999 a 280.800 toneladas en 2011, lo que significa una disminución de 73,5 % en 13 años.

Según un comunicado difundido este martes, en el Día Mundial del Medio Ambiente, la estatal indicó que entre 1999 y 2011, ha invertido más de 768 millones de dólares en temas medioambientales en todas sus divisiones, especialmente en planes de descontaminación, residuos líquidos, residuos sólidos y depósitos de relaves.

"En emisiones por ejemplo, División Ventanas redujo la emisión anual de SO2, desde 30,6 miles de toneladas en 1999 a 13,8 miles de toneladas en 2011, lo que equivale a una disminución de 54,8 %", detalló el texto de la productora.

Resaltó que esta reducción ha permitido que, no obstante el aumento del parque industrial de la zona, a la fecha se cumpla con las normas de calidad de aire para SO2 vigentes en Chile, en el área poblada aledaña a las instalaciones de las empresas.

"Codelco ha realizado grandes inversiones ambientales para lograr capturar y tratar las emisiones a la atmósfera en todas nuestras fundiciones. Tenemos importantes logros en todos los ámbitos medioambientales, como residuos sólidos y líquidos, cierre de faenas, eficiencia en el uso de recursos, como agua y energía, entre otros", señaló Jorge Sanhueza, gerente de Medio Ambiente y Comunidades de Codelco.

El ejecutivo añadió que "se está transformando la gestión de la sustentabilidad para avanzar más rápido en cerrar las brechas socio-ambientales. Codelco tiene un gran desafío en estos temas, si tomamos en cuenta que tiene minas en operación desde hace más de cien años", acotó.

Aseguró que la Corporación invirtió 250 millones de dólares en 2011 en temas de sustentabilidad y tiene en plena marcha dos grandes proyectos estructurales de Seguridad y Salud Ocupacional y de Medio Ambiente y Comunidades.

Agregó que durante 2012 se invertirán 245 millones de dólares en sustentabilidad, que se desglosan en 150 millones de dólares en seguridad y salud ocupacional y 95 millones de dólares en inversiones socio-ambientales.